Libros: El resto es silencio

Drama. ¿Por qué somos adictos a él? Hay algo que tienen en común estos libros súper ventas y es que sus lectores los consumen como si sus propias vidas no fueran ya suficiente problema. No nos gusta la paz, esa es la verdad. Pero cómo va a gustarnos si nunca la hemos visto.Carla

Mi madre tenía, aún sellado, este libro de la escritora de moda, Carla Guenfelbein, que le obsequiaron el año pasado para su cumpleaños, y cuando me fui a meter a su biblioteca me lo llevé con ganas de saber más sobre este fenómeno literario que han sido sus novelas.

Parejas que no se entienden y que proyectan en los demás sus carencias, abandono, muerte, enfermedad, discriminación y mentiras. La vida es así. No hay engaño en que la escritora la refleje perfectamente bien escrita, sino en creer que con eso “cala en lo más profundo de nuestros sentimientos”, como dice el prólogo. Las novelas que encabezan la lista de los ranking pecan de quedarse siempre en la superficie de las cosas.

“Un drama elegante y profundo, heredero de las mejores ideas existenciales”, se agrega en la contraportada de la obra. Me pregunto qué entiende Guelfenbein con la palabra “existenciales”. Resulta que la trama, cuyo centro es un pequeño de doce años con una enfermedad al corazón -el personaje mejor desarrollado de la historia- y cuya madre se quitó la vida, no va más allá del día a día, es decir de las situaciones y diálogos cotidianos que sabemos no exploran nuestra existencia.

claudiag

La escritora chilena súper ventas Carla Guenfelbein.

Su padre, un cirujano, y su segunda mujer, intentan construir un amor que comienza en circunstancias sospechosas, donde la autora intenta delinear la fragilidad de las relaciones modernas, que se basan en la incomunicación para hundirse en la desesperación y el verdadero uso que hacemos unos de otros. Lamentablemente, no profundiza en el origen del problema y todo queda en elementos que aunque funcionan, se tornan obvios; el bullying escolar, una hippie que hace yoga, un doctor sin tiempo para su familia, una mujer que no sabe lo que quiere y un amante posesivo. Como para que algo los una a todos, Guenfelbein adorna con frases literarias de autores clásicos, escenas eróticas y hasta dibujos infantiles.

“El resto es silencio” (un título profundo que le queda grande al libro) es una historia con tres narradores distintos, tres personajes que hablan con voz propia desnudando sus pensamientos, una opción arriesgada que a ratos se torna confusa. Da la sensación que la autora no lograba de otra forma contar lo que ocurría con tres personas al mismo tiempo, o bien no creyó que el lector podría darse el trabajo de entender.

Quizás el mayor problema de esta historia, es que se trata de más de lo mismo. No llega a renovar nada, no avanza ni se hace cargo de la época actual, donde las personas cuentan con mayores opciones y herramientas para vivir con sentido y enfrentar la adversidad. Se puede escribir drama y crear personajes que viven también en conciencia del resto de los aspectos de la vida. Está claro que a mi no me gusta el drama, pero voy más allá, ¿qué pasa que no se da un paso hacia afuera? Estoy hablando de dar perspectiva, nutrir la ignorancia, despertar a los dormidos, no como objetivo de lo que se crea sino como consecuencia del arte. Ahí quizás podríamos hablar de existencialismo.

Si estamos todos estancados y perdidos, como los personajes de esta novela, ¿no será que hace falta literatura con mayor visión, que brinden posibilidades de respuesta, pequeñas luces o caminos posibles a esa paz anhelada por todos? ¿Escritores que vean por debajo del agua y abran el espectro, el metro cuadrado de la media? Quizás, los escritores chilenos que venden no quisieran sacar a la gente de su permanente estado de crisis estable, complejo por cierto, pero ya sumamente agotado. Yo al menos, busco más, y lo que me pregunto es si seré el único.

 

Por: Kurt.

Anuncios


Categorías:Libros

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: