Cine: La Dama de Oro

378192

No pude encontrar suficiente razón para el rumor sobre que Helen Mirren estaría postulando a los Oscar nuevamente con este papel. La cámara no aguanta demasiado la caracterización de su personaje, su toque de humor carece de acento y la evolución de la protagonista se mueve de heroína a conformista y luego a desinteresada, en forma inverosímil. Ni siquiera su dolor por haber abandonado a sus padres se profundiza demasiado, todo lo que hace que falte humanidad y realidad, algo irónico al estar basada la historia en el caso verdadero.

María Altann quiere recuperar el retrato de su tía Adele Bauer, realizado por el afamado pintor austríaco Gustav Klimt y robado de su casa por los nazis, luego que ella lograra huir de Viena a Estados Unidos, viéndose obligada a dejar a sus padres a merced de la Segunda Guerra.

Ya en el otoño de su vida, sesenta años han pasado y algunas leyes cambiado, por lo que confía su caso a un joven abogado que se embarca arriesgando su propia estabilidad para demandar al gobierno de Austria, cuyos representantes protegen el cuadro conocido como la Mona Lisa de ese país, que cuelga de las paredes del museo Belvedere.

El guión tiene algunas frases para el bronce, como la primera vez que una corte les da una buena señal y María le dice a su abogado: “siempre he pensado que debería haber más juezas mujeres”.

Pero el desapasionado carácter del defensor -interpretado por Ryan Reynolds-, y su tranquila mujer que no parece ver demasiado problema en que él renuncie a su trabajo formal, no reflejan la enorme batalla que tomó años y marcó un precedente en este tipo de casos judiciales.

Gustav-Klimt-La-dama-de-oro

La obra de Klimt: el retrato de Adele Bauer.

Más allá de su simpatía, María Altmann no muestra suficiente personalidad y la película no explica sus razones ni cuando le dan ganas de rendirse ni cuando le da por retomar. Está todo poco justificado y casi no parece una película hollywoodense. Quizás hubiera quedado mejor como documental ya que la historia es sin duda sobresaliente.

El holocausto seguirá presente en las distintas manifestaciones artísticas para que nunca olvidemos las atrocidades de las que ha sido testigo la humanidad. Aún hoy, cien mil obras de arte que fueron robadas no han sido devueltas a quienes podrían encontrar en ellas pedazos felices  de una vida anterior al despojo que sufrieron sus antepasados. Nunca es tarde cuando se trata de buscar justicia.

María murió el 2011 a los 94 años en California, y su tía Adele había fallecido apenas a los 44 años en 1925, pero ambas siguen vivas, no precisamente gracias a esta película, sino a la magnífica obra de Klimt y la lucha de quienes la apreciaron por sobre su técnica o fama; le devolvieron el valor personal que tenía.

Trailer La Dama de Oro:

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: