Ciudades de papel

descarga

Se está vendiendo como pan caliente, pero hoy las novelas para quinceañeros abundan;  al parecer habrían de interesar a todos los grupos etáreos, como si se tratara de temas transversales. Así parece ser, está desapareciendo la literatura adulta.

John Green es superventas en el mundo entero y nuevamente se llevó a la pantalla grande una de sus novelas con Ciudades de Papel (la primera vez fue con Bajo la Misma Estrella), un libro que me regalaron y que reconozco terminé en dos días. Su ritmo es vertiginoso, cierto, pero mi rapidez estaba provocada no por el interés más que por la ansiedad de saber de qué se trataba todo el escándalo de su boom.

Un colegial llamado Quentin se enamora de su vecina, Margo, y juntos tienen una noche extraña e inolvidable después de la cual su vida cambia. Al día siguiente, comienza un misterioso viaje junto a sus amigos para intentar dar con el paradero de la joven que ha desaparecido, cuyo papel en el cine es interpretado por Cara Delavinge, la modelo inglesa más famosa del momento. Este es su primer rol de protagonista en películas (también aparece en los films Pan y Kids in love) y es un rubro al que ha dicho que pretende dedicarse, pero no pierda su tiempo con este film, de veras, es una tortura para adolescentes perdidos.

Delavinge tiene 22 años, es conocida por sus cejas gruesas y sus romances lésbicos, y las redes sociales y el marketing explotan con su nombre. Junto a John Greene (37), son dos de los personajes más  populares del último año en todo elsuzy_menkes_575360954_620x mundo. Así, cabe la duda de qué es todo esto, ¿Literatura? ¿Negocio? ¿Ambos? Habría que preguntarle a Greene lo que piensa, aunque parece no darle demasiada importancia a los ataques que ha recibido su prosa para concentrarse en el grotesco éxito que ha tenido.

Ciudades de Papel es como entrar en el diario de vida de un colegial cualquiera y logra entretener como si eso eso fuera lo único que está buscando. Quizás, este autor sólo busca exponer los sentimientos inmaduros de chicos que están creciendo y, aunque lo hace superficialmente, cumple con armar el ambiente necesario para desnudar las emociones.

Si lo que busca es alguna otra cosa, lamentablemente no se ve. Sus novelas son como la sociedad que vivimos; sin demasiada profundidad y con muchas actividades para hacer y sentir a un ritmo adolescente, como si el mundo se fuera a acabar. Green refleja la vida, cumple. No queda en deuda con su lector porque éste lo agradece. Podría ser un perfecto guionista ahora que las series de televisión son nuestra principal fuente artística, pero en el ámbito de la literatura, podría ser todo lo que está mal.

Por: A.

Anuncios


Categorías:Libros

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: