Cine: Intensamente, la importancia de las emociones

intensamente

La nueva película animada de Pixar, Intensamente (o Inside Out en su título original, es decir de adentro hacia afuera) es un éxito de taquilla y como suele hacerlo esta firma de animación digital -comprada por Disney el 2006-, está dirigida a niños pero es apta para todo público, entregando diversos momentos de humor blanco que siempre encantan.

Riley, una chica de 11 años, debe enfrentar un remolino de sensaciones debido a la inevitable mudanza de su familia a otra ciudad. La película muestra el cerebro de la joven por dentro, donde sus emociones se pelean para llevar el control, cada una de ellas representada por un personaje que en forma didáctica toma la personalidad que le corresponde.

Los creadores han dicho que lucharon por años para definir bien cuáles serían las emociones que se quedarían en el film, llegando finalmente a: alegría, tristeza, miedo, rabia y desagrado. Todas emociones primarias, y en su mayoría negativas. Me pregunto qué hubiera pasado si se hubiera incluido el amor, una emoción considerada secundaria biológicamente hablando. O la sorpresa, esa capacidad de los niños de asombrarse ante la lluvia o los pájaros. También la calma o la verguenza, entre otras. Fue una de las primera preguntas que Pixar enfrentó y la respuesta fue que no se habría podido hacer una película con tantos personajes.

De todos modos, la genialidad de esta producción es innegable; las expresiones faciales, las exageradas reacciones y finalmente la enseñanza de que la tristeza existe por un motivo y puede llevarnos a mejorar nuestra vida cuando la expresamos. Hay un pincelado sobre inteligencia emocional y aptitudes blandas, tan de moda hoy principalmente a partir del estudio del éxito en los negocios (un tema que parece ser el único fin que persigue el ser humano). Hay que rescatar el mensaje de dar cabida a las emociones negativas como parte natural y normal de nuestro ser.

Efectivamente una pre-adolescente como la protagonista, experimenta esas cinco emociones en forma frecuente y confusa pero la historia carga demasiado la balanza hacia los sentimientos malos y además pierde la oportunidad de presentar formas de control sobre ellos. Pero eso no es tan notorio como que en gran parte de la trama, es Alegría quien se lleva todo la intensamente5_816x428carga de solucionar la vida de Riley, reflejando muy bien lo que ocurre hoy en la sociedad post moderna, donde a los chicos se les pide que estén todo el tiempo súper felices, una demanda absurda que cuando ellos ven que no logran cumplir, obviamente se frustran.

Alegría y Tristeza se llevan la mayor batalla aquí, ¿pero debería realmente ser así? ¿Es la alegría la que va a ayudarnos a tener bienestar? En muchos ocasiones sí, pero el positivismo que vivimos actualmente, esta especie de felicidad impuesta de la que no podemos bajarnos es más parecida a la neurosis que a la paz. El equilibrio de las emociones y el manejo apropiado de ellas debieran ser el tema principal de una historia donde los implicados son niños.

Riley es llevada como una pluma en el viento por estos cinco personajes que viven en su mente, hasta que un acto de conciencia la hace recapacitar. La memoria de recuerdos, un sentido de responsabilidad y también la confianza en que sus padres la escucharán y la querrán por sobre cualquier problema. Un montón de nuevas emociones aparecen en la crisis, y no son necesariamente Alegría. La película lo hace ver como si fuera Tristeza, pero tampoco es completamente así.

Creo que casi siempre subestimamos a los más jóvenes y les damos papilla porque para nosotros es más fácil así. Le pregunté a dos niños de siete y ocho años qué les pareció la película, y aunque me costó entablar la conversación con uno de ellos porque era imposible sacarlo del video juego, finalmente contestó lo mismo que el otro; que le gustó mucho Alegría. Yo mismo, si tuviera que elegir un personaje de la película, me identifico con Alegría, y podría mencionar a quiénes identifico en mi vida como Tristeza, Rabia, Desagrado y Miedo -un ejercicio interesante-. Pero espero que estos niños no crean que es sólo con alegría que podrán superar las pruebas difíciles de su edad, y temo que olviden sentimientos propios de todos nosotros y aún más elevados, como la empatía y la compasión, por ejemplo.

Por supuesto que quiero que ellos sean felices y yo mismo me esfuerzo por serlo cada día, sobretodo de transmitirle alegría a los demás, pero mi ideal sería que ese sentimiento fuera el resultado de un bienestar mayor y que ojalá no trataran de forzarlo o fingirlo porque eso se espera de ellos.

Finalmente, no puedo evitar insistir en que el sentimiento más importante no fue personificado en Intensamente como un personaje: el Amor. Creo que no pudo haber error más grande y que estaríamos hablando de una revolución educativa hecha película. Píxar tenía el poder para hacerlo y no lo ejerció. El amor familiar vencía al final de esta historia por sobre todas las otras emociones. No por casualidad se dijo por ahí: “el amor es más fuerte”.

Por: Kurt.

Trailer de Intensamente:

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: