5 maneras de separar tu vida privada del trabajo

Nuestros trabajos forman parte importante de la vida y muchos pasan bastantes horas del día en sus oficinas o cumpliendo metas y horarios, pero cuando termina la jornada laboral y tenemos otros aspectos que atender; como el familiar, doméstico, los amigos, las visitas al médico y un largo etcétera, cuesta separar las aguas y suspender las responsabilidades laborales hasta el próximo día. Además, pareciera que en todo lo que hacemos está presente nuestro rol laboral y no sabemos cómo sacárnoslo.

Aquí 5 maneras de lograrlo:descarga

1- Hoy prácticamente todos adquirimos un smartphone que nos permite estar conectados a internet, a nuestros correos electrónicos y más, pero eso no significa que estamos las 24 horas en modo “laboral”. Fija una hora del día donde ya no revisarás correos de trabajo. Si tu jefe asume que debes estar disponible todo el tiempo, puedes hacerle ver de manera respetuosa que si bien estás ubicable en caso de cualquier emergencia, no por eso seguirás trabajando una vez que te fuiste de la oficina. Agrega que durante el día te preocuparás de dejar todo en orden para que le tranquilice saber que tienes una actitud responsable. Recuerda que la vida es mucho más que trabajar y para que puedas rendir, crecer y superarte también necesitas recargarte de energías con cosas como compartir con tus seres queridos, dormir lo que corresponde e incluso tener espacios de ocio que den pie a tu creatividad.

2-Ojo con las redes social09098-tener-tiempo-vida-personales. Su impacto, utilidad y entretención son de alcances ilimitados, pero Facebook, Twitter y otras plataformas suelen ser una especie de diario de vida público donde compartimos momentos y pensamientos con personas cercanas. A la vez, a medida que vamos creando lazos con individuos de nuestro trabajo, ellos pasan a entrar también en ese círculo virtual donde no siempre debieran estar. Si verdaderamente quieres separar el trabajo de la vida privada, lo más aconsejable es que no tengas a tus jefes en tus redes sociales, pero si eso es inevitable y ellos te buscan primero, hay formas de hacer publicaciones de manera privada o sólo para el grupo de personas que tú elijas (esto no corre para aquellos amigos del alma que eventualmente podemos encontrar en la vida laboral). También es bueno considerar que para hacer contrataciones, las empresas investigan la vida virtual de sus candidatos y no será bueno si no comparten tus ideas políticas o tus noches de juerga.

3-No involucrarse con personas del trabajo. Así de simple, aunque a veces ocurre y no podemos planearlo todo, pero si llevas tus relaciones personales a la oficina podrías terminar haciendo vida social en las reuniones y finalizando el informe en la cama antes de irte a dormir. Si esa compañera (o) de trabajo te gusta o sVida-Sociali estás teniendo más que buena química con tu jefe, lo mejor es hablar con claridad y no dar espacio a las confusiones. También es útil tomar consciencia de nuestra personalidad, y si en general solemos ser más coquetos de la cuenta con todo el mundo, tratar de disminuir esa actitud durante el horario laboral, para que nadie te malinterprete. Nada más desagradable que querer trabajar y ser vistos por algo distinto que nuestras capacidades.

4-Crea la actividad feliz de la semana. Esto no falla; ya sea explorar tu hobby o tus talentos, visitar a tu abuela, ir al cine, etc. Cualquier actividad que te guste debe tener al menos una hora en tu semana para despejar la mente, conectarte con tus emociones, con las múltiples facetas de tu ser que necesitan desarrollarse y ser vistas. Esta actividad rompe tu rutina, te saca de tu rol laboral y te permite seguir explorando quién eres, en vez de quedarte con la idea mental de que tu trabajo es tu vida y no hay más. Siempre hay mucho más porque somos seres profundos y cambiantes.descarga (1)

5-Protege tu intimidad. Si le contestas el teléfono a tu madre cada 15 minutos para conversar sobre lo que le pasó a tu tía, si estás mediando una pelea de tus hijos pequeños cada tarde, discutiendo con tu pareja en voz alta o divulgando tu vida privada sin tapujos por los pasillos, no podrás quejarte después cuando tu jefe te llame fuera del horario laboral. En esto, debes ser el primero en marcar la cancha y si bien hay momentos en que debemos tomar llamadas personales sin importar la hora, lo más conveniente es optimizar el tiempo para reflejarlo en resultados y así tener argumentos a la hora de decir cosas como: eso no corresponde a mis labores o eso lo podemos ver mañana.

Por: Revista Humana.

Anuncios


Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: