Cine argentino: Sin hijos

El cine cercano, con un guión simple y una historia tan cómica como probable, nunca muere porque todos los personajes son nuestros amigos y todas las situaciones nos invitan a ponernos en otro pellejo. La comedia argentina Sin Hijos, dirigida por Ariel Winograd, nos presenta a Gabriel, un padre divorciado cuyo mayor interés es su pequeña hija de 9 años, Sofía, de la que que no puede parar de hablar en las escasas citas que ha tenido en los últimos años, hasta que aparece un antiguo amor adolescente, Vicky, quien odia a los niños por lo que Gabriel decide esconder a la pequeña Sofía.

Diego Perettie, en el rol de Gabriel, realiza una interpretación inocente y magnífica, mientras la española Meribel Verdú (que en Chile conocemos mayormente por su papel en el film mexicano “Y tu mamá también”) como Vicky, y la joven Guadalupe Manent, como Sofía, aportan la cuota perfecta para formar un triángulo que derrama una química que traspasa la pantalla.SH

Gabriel es querible y adorable, guapo sin tener una belleza obvia, una suerte de sudamericano buena gente o promedio que tiene toques de artista y vive de su tienda de música. Su hija es total, una bomba de personalidad y cuyos diálogos dan el acento para cada escena, principalmente hacia el final, cuando se hace dueña de un escenario y canta a todo pulmón al más puro estilo de una rockstar teenager.  “Está como Little Miss Sunshine”, me dijo mi amiga que me acompañó a ver la película, y la semejanza es notoria pero creo que en realidad estuvo incluso mejor; más consciente, rebelde y con menos doble sentido.

El film imita también ciertos pasajes de la exitosa Notting Hill, como una forma de brindar la versión local del verdadero amor. Con el entrañable Buenos Aires de fondo, Sin Hijos es un pequeño viaje al corazón de las relaciones, la ternura de los más pequeños, los lazos de familia, el romance y los problemas cotidianos más simpáticos posibles en la vida de quien ya no veía más noticias en el horizonte.

El tema de los hijos, que hasta hace 15 años se daba por obvio y no se discutía, hoy es cada vez más importante dentro de las parejas. Son interesantes las variables que están compitiendo para estar a favor o en contra de tener hijos, y la vida nos está guiando por nuevos caminos que no sabemos a dónde nos llevarán ni en qué forma dejarán el concepto que todos conocimos de familia. Es como si mientras la sociedad mutara, todos estemos  tratando de adaptarnos con no tan buenos resultados. El humor parece ser un gran remedio, el relajo necesario para abrir la mente y dejarse fluir, tomar las cosas como vengan, un día a la vez. Como lo haría un niño.

Por: B.

Trailer de Sin Hijos:

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: