Los 33: gracias a la vida

afichelos33-“El odio es para los niños”.

 

Si no se ve en esta película el carácter especial que tiene Chile, no se puede ver en ninguna otra parte. El paisaje nacional es tan insólito como la picardía de las personas, existe una inocencia y timidez maravillosas al mismo tiempo que una fortaleza incomparable. Las contradicciones nos enriquecen, nos dan la vida y la vida del minero es dura, inhumana a veces, pero con profundos matices de grandeza.

El sacrificio y la peligrosidad del trabajo en una mina quedan al desnudo, sin embargo la emocionalidad de la historia, el sentimiento de esperanza que mantiene vivos los corazones cuando no queda nada, el compañerismo, la amistad y el liderazgo no se reflejan con demasiada intensidad a pesar del dramatismo de los hechos reales.

Todo lo negativo que se puede esperar que aflore en una situación límite, si bien se muestra, tampoco logra ocupar un espacio importante, en parte porque las imágenes se dividen constantemente entre lo que sucede afuera y lo que sucede adentro de la mina, y en parte porque no hay suficiente foco en ninguna relación personal por sobre otra. Hay que decir que esta es, sin duda, una historia difícil de contar.

Veamos; de partida hay algunas actitudes, costumbres o chilenismos que están muy bien elegidos y que para los locales se sentirán como propios, aunque ver todo eso pueda resultar un tanto extraño al no estar acostumbrados a ser reflejados así, a lo Hollywood. De todas formas es interesante mostrar un Chile rico en personalidad, digno de rugirle al mundo. Casi todos los actores hacen un trabajo bien logrado en este aspecto, quien no lo hace para nada es el irlandés Gabriel Byrne en su papel de ingeniero a cargo de las perforaciones, y es justamente él quien aporta la mayor tensión a la película. Estamos hablando de un reconocido y premiado actor con más de 40 producciones en el cuerpo y sin el cual el hilo conductor probablemente se hubiera perdido. Hay otros actores aquí con tanta o más experiencia, pero no con el mismo talento.

2159200

El actor Antonio Banderas y el minero Mario Sepúlveda.

Pero no es un tema de talento; sólo se puede culpar a la dirección por no dar con una construcción de la historia tal, que se pudiera llegar a un clímax merecido, así como sucedió realmente; un final sin igual, un cierre intenso para una situación dramática, política, mediática, social, etc.

Los 33 es el estreno del año, basada en la historia de los hombres que quedaron atrapados en la mina San José el 5 de agosto de 2010, a casi 800 metros bajo tierra durante 69 días. Luego que fueran rescatados en una operación sin precedentes en el mundo entero, con 1 billón de personas mirando en vivo por la TV, vino la politización de todo el asunto, la fama de los 33, el engaño, para algunos la ruina y quizás, con esta película, hoy vuelva de nuevo la esperanza.

La producción estuvo a cargo de Mike Medavoy (“El Cisne Negro”), quien vivió en Chile durante su niñez, donde conoció al otro productor, Carlos Eugenio Lavín, controlador del grupo Penta  y quien actualmente se encuentra en prisión preventiva por fraude al Fisco. El tercer productor involucrado es Leopoldo Enríquez. Medavoy se vio obligado a jurar de guata que no había nada incorrecto en el hecho de que Lavín financiara más de la mitad del film, pero de todas formas resulta bastante paradójico, ¿no? Que esta película sobre una historia chilena exista gracias a los aportes de un chileno que estafa a su país, no es decir algo sugerente sino que de hecho es así. Uno podría afirmar, sin faltar a la verdad, que todos los chilenos financiamos Los 33.

mineros-33

El rescate.

El rodaje se filmó en Colombia y Chile y el guión se basó en el libro “En la oscuridad”, del periodista estadounidense Héctor Tobar, mientras que la dirección quedó a cargo de la mexicana Patricia Riggen (“La Misma Luna”). Es en sí un logro que esta mega producción se haya realizado bajo su mirada femenina cuando hablamos de 33 hombres que trabajan entre máquinas y tierra (no puedo evitar preguntarme cómo hubieran ocurrido las cosas de tratarse de 33 mujeres).

Cinco años después del derrumbe, vemos el resultado en la pantalla grande gracias a la distribución del gigante Fox. “Sabíamos cómo comenzó y cómo terminó, pero no lo que se vivió allá abajo. Esta película pone una lupa a las relaciones humanas y pone sobre la mesa el tema de la vida, la necesidad de sobrevivir”, dijo el actor español Antonio Banderas, quien interpreta a Mario Sepúlveda, el líder a cargo del grupo durante la infernal tragedia.

El casting incluye al también español Mario Casas, un joven de 29 años que se puede jactar de un arrastre femenino que no se veía desde los ídolos de los ´80, la actriz mexicana Kate del Castillo, el brasilero Rodrigo Santoro, la francesa Juliette Binoche, y una de las pocas chilenas que triunfan en Estados Unidos, Cote de Pablo (hija de la conductora nacional María Olga Fernández).

Esta última logra uno de los momentos más demoledores con la interpretación de “Gracias a la Vida”, de Violeta Parra, canción que ella misma se había prometido nunca volver a entonar después de la pérdida de un ser querido, pero que gracias al convencimiento de la directora pudo agradecer cantarla nuevamente en un contexto con sentido.

Wp-los-33-pelicula-588

Riggen dando direcciones a Banderas.

Después de Byrne, Antonio Banderas y Juliette Binoche -en el rol de la hermana de uno de los afectados- se pelean los personajes más entrañables, dando paso a Mario Casas, en el papel del minero más joven del grupo, quien no contó con el tiempo suficiente para demostrar su innegable magnetismo que apenas se puede apreciar en la oscuridad del refugio de una mina.

Banderas publicó hace pocos días en sus redes sociales un poema que escribió durante el rodaje, donde deja entrever su profunda sensibilidad con la historia de estos trabajadores. Para quien quiera ahondar en el proceso de su interpretación, podría resultar interesante mirarlo.

Hay mucho más que decir sobre la historia misma, sobre los detalles de la creación de esta película y sobre el resultado. Hay más de un momento notable en el film, como cuando uno de los 33 se desarma y le pregunta a un compañero si lo odia. Éste le responde: “el odio es para los niños”. Otro gran momento es la última cena del grupo cuando ya no quedaba más comida en el refugio. Detalles como la música de fondo, actores y conductores chilenos involucrados, todo lo que demora el viaje a las entrañas de la montaña, la temperatura bajo tierra, el único personaje boliviano, la forma en que arreglan las cosas los hombres, la calidez de las familias que sobre tierra toman una actitud activa, cocinando y organizando el campamento, permaneciendo moralmente de pie, en fin, un montón de motivos que invitan a ver Los 33 más de una vez.

MinerosNota

El papel que confirmó el estado de los 33.

Quizás lo más importante de la historia real sean las condiciones psicológicas en que quedaron estos hombres después de la experiencia vivida, la postura de la empresa para la que trabajaban, la fama repentina que incluso los llevó a recorrer el mundo y el debate legal en el que se vieron envueltos por los derechos de esta filmación. Mario Sepúlveda tuvo labores dentro la producción, pero otros mineros incluso dijeron haber sido engañados para firmar un documento que los dejaba sin remuneración por el uso de su imagen en la historia. Nada de eso forma parte de la película, que eligió un motivo más cercano: la vida misma.

Finalmente, más allá de la hazaña del rescate, que en la realidad marca la historia de un país, hay mucho de fe y de destino en Los 33. Como sabemos, durante los primeros 17 días nadie sabía dónde estaban o si aún vivían, y es engañoso tratar de encontrar un sólo héroe o un único culpable. La película intenta posicionar a Lawrence Golborne, el ministro de Minería de la época -interpretado por Rodrigo Santoro-, como el principal responsable del éxito de la operación, sin embargo cuando hay mínimas probabilidades de encontrar a 33 hombres bajo tierra, uno se da realmente cuenta de que ninguna persona es diferente de la otra. Tanto arriba como abajo, todos están presos de una situación impredecible que los hace iguales.

Vaya a ver Los 33 y pregúntese cómo hubiera vivido Usted esa experiencia. Y decida si con su situación actual, quiere odiar como un niño o decirle gracias a la vida.

 

Trailer de Los 33:

 

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: