Orgullo y Prejuicio: nunca digas nunca

9788490321072Ni en cien años pensé que me reiría con la obra estrella de la novelista británica Jane Austen. Yo, que ni la película pude terminar porque me daban náuseas esos diálogos respetuosos, polite y llenos de reglas y rodeos que no van nunca al grano. Se me hace imposible transportarme a otra época porque siempre he sido una agradecida infinita de estar aquí y ahora, e intuyo que en cualquier otro momento, alguien como yo hubiera sido inmensamente infeliz. De igual forma, Austen nació exactamente cuándo y dónde debía.

Fueron los personajes de Orgullo y Prejuicio, que son el colmo de su propia descripción, los que me permitieron dejarme llevar por este clásico de la literatura que por la fecha en que fue escrito (1813) se hacía pesado a ratos, aburrido y anticuado. Era un tema pendiente tomarlo y terminar con el asunto, pero no faltaba la oportunidad de cambiarlo por otra cosa hasta que llegó el día.

La historia entre Elizabeth y Darcy va ocurriendo entre un montón de tragicómicas situaciones dadas principalmente por los familiares de ella; una madre preocupada de la imagen, un padre desentendido de todo lo que no le traiga un poco de placer y unas hermanas pequeñas completamente desubicadas, consumistas e ignorantes. Todo esto me sonaba familiar, contemporáneo; es de máxima curiosidad que se pueda aplicar al mundo de hoy, ¡fantástico!

Jane_Austen_47920c

Retrato de Jane Austen.

No tenía, confieso, el ánimo para enterarme de los enredos amorosos de un grupo de familias campestres inglesas, pero la historia va avanzando sutilmente y no me di cuenta cuando estaba mordiéndome los labios saltando de emoción en emoción, tratando de mover otras cosas de mi día para seguir leyendo algunas páginas que me llevarían al desenlace.

Esto, incluso cuando la protagonista me caía mal, su antagonista también y el libro pesa como pesa cualquier libro de más de 500 páginas. Elizabeth es demasiado intensa, aguda en su pensar y actuar, lo que la hace diferente y centro de atención en su círculo, pero su diario vivir con la oreja pendiente de cuanto comentario y opinión se diga por los pasillos, hoy queda difícil de digerir. Si no fuera por la gente insólita que la rodea, no creo que hubiera podido soportarla a pesar de encontrarla inteligente, avanzada y sensata. Y es que la vida en esa época era tan diferente, que enoja. Al mismo tiempo, era igual a hoy porque los humanos seguimos siendo lo mismo de siempre.

Fotograma-ultima-adaptacion-Orgullo-Prejuicio_TINIMA20130128_0282_18

La novela fue adaptada a programas de TV y películas varias veces.

Por su parte, Darcy, el antagonista que luego pasa a ser el amor de su vida, no es mi tipo. Su bondad es demasiado opaca, y aunque se trata de un hombre que vive preocupado de no cruzar los límites de la moral, es desesperantemente tímido. Nada en cómo se muestra al resto permite que los demás se acerquen a conocer su corazón, ¿cómo encontrar a un hombre más difícil de amar? No sé.

Pero todo puede ocurrir incluso en un aislado pueblo inglés del siglo antepasado y Austen sabe que nunca hay que decir nunca. El amor entre los personajes triunfa de la única forma en que puede hacerlo el amor, con arrojo y honestidad.

Muchas veces, después de leer una novela me preguntaba por qué lo hacía si me molestaban tanto las historias llenas de detalles de la vida de otros, seres que aunque imaginarios no por eso son menos humanos, y con el tiempo me fui respondiendo sola: no había tomado las novelas correctas. En la vida real no presto atención a las personas que no me parecen interesantes y en cambio busco mucha información sobre alguien que me llama la atención por el motivo que sea.

Orgullo y Prejuicio es una mirada esencial a las relaciones humanas y la importancia de los sentimientos y emociones. Mucha de esa grata observación de lo que representa otra persona, algo central en esta novela, se pierde en la actualidad con tantas distracciones y máscaras, donde pueden pasar años antes de que dos personas realmente se comiencen a conocer.

Lo que más me entusiasma cuando leo algo interesante, es averiguar más sobre su autor. Austen fue una valiente mujer que estuvo en contra de todos los convencionalismos ridículos de su época y, con buen humor, los tiró al suelo magistralmente en las narices de todos.  Su talento para hacerlo no sólo es envidiable, sino que hasta hoy no ha tenido comparación.

 

Por: Sabrina.

Anuncios


Categorías:Libros

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: