18 años de la muerte de Diana

Hoy se cumplen dieciocho años de la muerte de Diana de Gales, la princesa del pueblo inglés, fallecida en un trágico y sospechoso suceso automovilístico, con apenas 36 años de edad. Diana Spencer será siempre un ejemplo de ser humano para mí, que partí de vacaciones a conocer Europa con mi familia en 1997 y fui testigo del profundo amor que le tenían los ciudadanos en forma transversal.

Yo tenía dieciséis años y fue el mejor viaje que hubiera podido imaginar; conocer lugares, personas, costumbres, historia, etc., era un viaje en todo el sentido de la palabra, porque me permitió apreciar la diversidad además de reconocer las cosas buenas y malas de mi propia vida. De no haber estado ahí, nunca hubiera podido imaginar la profunda conexión del pueblo inglés con Diana.

Nuestro primer destino fue Inglaterra y mi papá no podía parar de hablar de elladescarga. Le decía a mi mamá que ya que estábamos ahí, podía vestirse y peinarse como Lady Di y estuvo el día entero haciendo bromas que me tenían pensando su gigantesca fama. A la mañana siguiente nos levantamos a las 6:00 am para comenzar muy temprano nuestro recorrido por la ciudad, pero mientras estábamos tomando desayuno vimos por televisión la terrible noticia. A esa hora, salían al aire las primeras notas periodísticas sobre su muerte en un túnel de París, junto a su novio Dodi Alfayed.

No lo podíamos creer. Los periodistas que daban la noticia tampoco lo podían creer. Todos nos sentimos tristes porque Diana era un ejemplo de bondad, valentía y elegancia para tantos en el mundo. Pensé que sería un día algo extraño y el guía turístico nos recomendó hacer la primera parada en el palacio de Buckingham, porque adivinó que pronto estaría tan colapsado de personas que no se iba a poder transitar por sus alrededores. Cuando lo dijo, pude notar que había estado llorando y me impactó que para nuestro guía se tratara de algo tan personal.

Aún no aclaraba; Londres todavía dormía pero estaba pronta a despertar a uno de los peores días de su historia. Llegamos a las puertas de ese imponente y antiguo edificio dorado cuando comenzaba a amanecer y un aire muy pesado en el ambiente nos mantenía a todos mudos. Sólo había en el lugar un hombre de unos 25 años, sentado frente al palacio a los pies del monumento a la Reina Victoria, llorando tan desconsoladamente, que juro que estuve a punto de acercarme para abrazarlo. Me llamó la atención que alguien tan joven quisiera estar ahí expresando su dolor sin tapujos y comprendí que Diana era una líder que llegaba al corazón de todos.

Nuestro guía no tenía color en el rostro, apenas podía hablar cuando debía estar contándonos un montón de datos turísticos. Veinte minutos después, decenas de personas con flores en las manoPKT 651 - 24133 LP3D PRINCE AND DIANA, PRINCESS OF WALES INDIA 1992 Princess Diana sat in wistful solitude at the Taj Mahal - the world's most famous monument to a lost love. It was, she said, 'fantastic'. Then she added, mysteriously: "It is a very healing place."s se acercaban a las rejas del palacio, llorando como si su propia madre hubiera muerto. Fue realmente impactante ver cómo iban llegando rápidamente jóvenes, niños y ancianos, con miradas tan abatidas que era un desafío no llorar con ellos, no sentir su pérdida. Yo era demasiado joven para comprender los pormenores de la vida de una mujer como Diana, cuya lucha por la justicia en todo sentido era reconocida en grande esa mañana por su gente. No por nada se decía que ella era la reina de los corazones y por supuesto que después de ese día busqué más información sobre su vida, asombrándome con sus pruebas de coraje y generosidad, pero sobre todo con su amor como madre, tanto por sus propios hijos como por todos los niños del mundo.

Su amistad con la Madre Teresa de Calcuta marcó un hito extraordinario tanto en la política como en la prensa mundial, ya que Diana se mostraba como una princesa que se hacía cargo de los más desposeídos, en vez de una miembro de la realeza cuya amarga vida íntima debía valerle la simpatía de la gente.

Esa mañana, después de irnos de Buckinham, que ya reunía a cientos de personas -un par de horas más tarde serían miles-, seguimos recorriendo Londres, pero todo se tornó un poco inútil, puesto que nada de lo que pudiéramos conocer ese día tendría el brillo de la cosa descubierta en un viaje; la pena teñía todos los lugares y considerando que el tráfico se había vuelto caótico, pudimos estar muy poco tiempo en cada punto turístico planificado.

Cuando caía la noche, volvimos a pasar por fuera del palacio y creo que nunca en mi vida he vuelto a ver tantas flores juntas, todo el suelo era un hermoso jardín de colores que duró por meses, como único consuelo de un reino con el corazón destrozado. El potente olor de esa alfombra de flores sigue vivo en mi memoria.

Al día siguiente el panorama era idéntico, pero seguimos nuestro itinerario aunque sin poder digerir aún todo lo que estaba pasando; había histeria, en cada tienda o restaurante era de lo único que se hablaba, los noticieros no paraban de mostrar fotografías de Diana y ya comenzaban a pararse en las esquinas vendedores de souvenires con su rostro. Nuestra siguiente parada fue Paris, donde por supuesto el túnel del Alma, lugar del controvertido accidente, se encontraba cerrado para todo tipo de curiosos.

Ocho años después estuve en India, sentada en el mismo asiento que Diana, en esa clásica fotografía con el Taj Mahal de fondo -una obra de arte construida en nombre del amor-, y fue inevitaarticle-2438612-18647A0000000578-414_634x459ble recordarla. Cuando ella estuvo allí, dijo: “se siente un lugar muy sanador”. Una mujer que sufrió por amor, que murió por amor, pero que en vez de sembrar odio, se dedicó a sembrar amor por los demás. Los hoyos en la historia de su terrible suerte, esos que aún la hacen uno de los misterios más famosos de todos los tiempos, siguen siendo motivo de especulaciones y teorías conspirativas, algo que sin duda la elevará por siempre como una leyenda.

Hoy la leyenda la mantienen viva sus hijos, dos comportados representantes de la corona (uno más comportado que el otro), que se me ocurre podrían ser la única razón de que personas educadas e inteligentes como los ingleses, permitan la existencia de una dudosa y cuestionada realeza.

La entrevista de Diana con la BBC en 1995, donde entre otras cosas le confirma al mundo la relación extra marital de su esposo, es una de las entrevistas más notables de la historia y una de mis piezas periodísticas favoritas. Se puede ver cómo se “usan” entrevistado y entrevistador, se aprecia el poder de los medios, los efectos de la comunicación estratégica, pero también se muestra a una Diana cansada de todo eso y dispuesta a ser ella misma, contra viento y marea, con todas la posibilidades de perder. Ella se armó de valor, se preparó minuciosamente para que al desnudarse ante el público no quedara como la víctima que pudo ser, sino como la persona digna, correcta, humilde y brillante que era.

Diana muestra su potente sensibilidad y explica cómo hubiera deseado jamás ser conocida a cambio de ser realmente amada, y relata cómo toma la situación y decide sacar el mejor provecho de ella, en una jugada que sólo puede ser clasificada como maestra. Aprovechó de poner los puntos sobre las íes como nunca antes nadie lo había hecho con la corona, y fue respetada y amada por eso.

Poco tiempo después, pude cumplir mi sueño de estudiar en Londres, una ciudad fascinante, llena de contradicciones y tradiciones. Visité su memorial para recordarla otra vez; una preciosa fuente de agua circular que, como su amor por la vida, nunca deja de fluir. Y cada año la recuerdo también en esta fecha, como una de esas personas que tratan de traer paz al mundo y son calladas y pisoteadas, pero cuya chispa de luz queda mágicamente inmortal en todos los corazones.

La entrevista de Diana a la BBC en 1995:

 

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: