The Walk: la hazaña del artista Philippe Petit

the_walk_tMucho antes de que la Torres Gemelas de New York fueran sinónimo de terror, el equilibrista francés Philippe Petit caminó sobre un cable entre ambos edificios la mañana del 7 de agosto de 1974, causando la conmoción popular y el revuelo internacional por la alta peligrosidad de su acción poética y su talento natural que le permitió ejecutar la hazana sin cuerda de seguridad en caso de caída.

The Walk (En la Cuerda Floja), muestra espectaculares imágenes y efectos visuales de una de las performances más famosas de la historia, con una trama ágil y centrada en el protagonista y en el argumento de que los sueños imposibles se pueden cumplir. Su carácter persistente, su riguroso y paciente estudio del lugar y su obsesión con hacer algo que a primera vista no tenía ningún sentido, nos invita a enamorarnos de la esencia de la misión que él siente que debe ejecutar a pesar de  los sucesivos obstáculos.

La película corre ligera como el agua y se disfruta a pesar de que ya sabemos el final de la historia y que anteriormente, el 2008, vimos el documental sobre esta misma acrobacia en “Man on Wire”. Philippe Petitie recibió la ayuda de su romántica pandilla y fue guiado por su mentor Papá Rudy para dominar cada detalle; cables, clavos, maderas, nudos y técnicas que sólo un equilibrista conoce y que a nadie más en el mundo le idescargamportan. Nosotros disfrutamos lo que ellos crean.

Todos los actores se muestran en su medida justa como si fuera una coincidencia que estuviéramos hablando de equilibrio; Joseph Gordon-Levitt en su mejor papel hasta ahora, junto a la encantadora actriz canadiense Charlotte Le Bon, como su compañera y amiga,  y el aclamado actor inglés Ben Kingsley, como el maestro de nuestro protagonista.

Un hecho absurdo y suicida, que a los 24 años de Petit en ese entonces, era un sueño de vida, un motivo por el cual  estar aquí. Al ser preguntado por la razón de semejante idea, dijo: “cuando veo tres naranjas, hago malabares; cuando veo dos torres, las cruzo”.

ows_140260746155780

El verdadero Petit cruzando las Torres Gemelas en 1974.

El motor del artista es grandioso, no podemos comprenderlo ni debemos. Ellos nos devuelven la chispa de vida en los corazones, nos sacan de la rutina de la vida sistemática y enfermante que parecemos obligados a experimentar sin mayores alternativas. Petit va encontrando a las personas y los consejos precisos, y aunque las situaciones son contradictorias, a veces a favor y a veces en contra, él cree en algo, sus amigos creen que puede hacerlo, y nada más que eso es necesario para cruzar los más de 40 metros entre ambas Torres Gemelas, justo antes de que fueran inauguradas.

Estos edificios no fueron demasiado bienvenidos por la comunidad por su grotesco tamaño y Petit les dio una nueva simbología, más artística, espectacular y brillante. Cómo iba a saber lo que vendría después. El chico que fue expulsado de cinco colegios y cuya relación con sus padres era distante, que después perdería una hija debido a un problema en su cerebro y que hoy sigue siendo un reconocido artista mundial, dijo que sentía a esas torres como humanas y quiso guardar en secreto lo que el 11 de septiembre le produjo, por respeto a las cientos de víctimas.

Recomendable para los que nos olvidamos a ratos de creer en las locuras imposibles. ¿Qué otra cosa nos devolverá el alma al cuerpo?

Trailer “The Walk”:

 

 

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: