Las Sufragistas: prefiero ser rebelde a ser esclava

suffragette_poster-La guerra es el único idioma que el sexo masculino comprende.

Las Sufragistas (“Les Suffragette”), de la escritora Abi Morgan y con la directora Sarah Gavron, muestra el movimiento británico a favor del voto femenino a finales del siglo 19. Estas mujeres, que prefieren ser rebeldes que esclavas, cambiaron la historia con una lucha que resulta inspiradora para los días de hoy, donde aún los derechos de las mujeres son violados todos los días en todas partes del mundo.

La protagonista Maud Watts (inspirada en la figura real de la trabajadora Hannah Webster Mitchell), interpretada a la perfección por Carey Mulligan, despierta ante su propia situación de mujer trabajadora, madre y esposa cansada de los constantes abusos de poder de los hombres. Mulligan, refleja la medida justa de certeza y duda de su heroína, permitiendo que no sólo el tema o la historia tenga peso, sino la forma en que ésta es contada. Se nota que la directora no quiso sobrepasarse en emoción para no ser inmediatamente acusada de querer crear sentimentalismos baratos.

Así, entramos en la vida de una sufragista que va transcurriendo entre coincidencias, saltos al vacío y destellos de ternura intermitentes dados siempre por el amor de una mujer a una causa, a un compromiso o a un hijo. Todas los roles femeninos están retratados fielmente para dejar en claro la complejidad de cada uno.

descargaLas renombradas actrices Helena Bonham Carter y Meryl Streep, cada una por su lado y a su manera, sostienen a la personaje principal brindando un resultado redondo, equilibrado y apto para que el público pueda apreciar el valor del film. Streep, como la destacada líder sufragista británica Emmeline Pakhurts, simplemente dicta cátedra de lo que es jugar un rol secundario que a la vez justifica toda la historia. 

Después de 50 años intentando conseguir algo a través del diálogo, el movimiento feminista radicalizó sus acciones y pagó altos precios. Revolucionarias y unidas, creían que si su causa era justa todo el esfuerzo valía la pena, pero ¿es así? Cada día en prisión, cada huelga de hambre, cada maltrato policial, cada abuso, cada paso en la única dirección en que creían, hacia adelante, ¿para qué sirvió?

Es una pregunta inevitable al ver esta película. El último país en reconocer el voto femenino fue España en 1931 y en Chile este derecho se ejerció por primera vez en 1935, cuando mi abuela tenía 13 años. Pero al 2015 las mujeres en Chile tienen menor representación en cargos públicos, ganan menos que los hombres, son víctimas de femicidio con altas tasas en el país, víctimas de violencia obstétrica y la lista suma y sigue.

layout.inddLa pregunta puede ir más allá; ¿qué garantía da el que todos podamos votar? ¿Alguna vez garantizó algo? Sería quizás un avance si viviéramos en verdaderas democracias donde cada voto contara, pero todavía hoy ni siquiera sabemos cuánto vale un voto y cada vez más seguido vemos cómo el espectro de candidatos por los cuales votar está lejos de representarnos.

En realidad lo que más importaría saber es cuántas muertes, cuántos mártires, cuántas noches en prisión soportando torturas de todo tipo tienen que ser suficientes para que se respete el principio de justicia en los pueblos y dejemos de vivir en una confrontación permanente de ambición, poder y odio. Hoy, ya casi no queda energía para ese tipo de interrogantes porque actualmente el límite ha sido alcanzado.

Las Sufragistas muestra un pedazo de la guerra pero quizás aún queden muchas batallas. Sin embargo, ese pedazo es suficiente para comprender que el sentido de la vida lo debe construir uno mismo o bien morir en el intento. Vivir en una sociedad que nos haga sentido para que nuestro aporte a ella sea significativo y nos vayamos un día con la mínima certeza de haberla cambiado, aunque sea en un pizca, para mejor.

Por: P.P.

Trailer Las Sufragistas:

Anuncios


Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. Aquí hay una premisa que se ignora que es la siguiente; lo queramos o no hombres y mujeres NO somos iguales …. entonces desde este punto de vista, era obvio que si la mujer le daba la pelea al hombre por los mismos derechos iba a fracasar, ya que hombres y mujeres necesitan diferentes derechos NO los mismos !!!!! Alguien me entendió? ….. Por ejemplo en el ámbito laboral: La mujer lucha para superar al hombre pero paradójicamente en medio de este episodio ella decide “quedar embarazada” …. eso es algo totalmente contradictorio a que “somos iguales” ya que el hombre no pasa por estos procesos de “embarazos” en su vida y esta a full en la pega …. ese es uno de las tantas diferencias entre la mujer y el hombre … Lo que propongo que es el mercado laboral tiene un lugar para cada uno de nosotros con nuestras características especificas …. y hay que buscar ese lugar … y no pensar que la vida es tan simple que “como todos somos igual” vamos a hacer y querer lo mismo !!!! GRAN ERROR !!!!! Los hombres son de martes y las mujeres somos de Venus y Punto!!! by Peca from Barcelona!

    Me gusta

    • Te equivocas al decir que las mujeres y hombres merecen derechos diferentes, son seres humanos y merecen las mismas oportunidades, condiciones y derechos, es tonto pensar que las diferencias biológicas (las cuales NO SON DETERMINANTES) se debe de traducir en desventajas

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: