Defendamos “El Desierto Florece” como lo haría un león

Justo antes de caer, o aunque hayamos caído, hay veces en que la existencia de una pequeña cosa nos salva de perder toda esperanza. Puede ser incluso un detalle que nos sostiene como un milagro. Es lo que puede significar pasar la tarde con un niño, que con su inocencia, ingenio y risa nos priva de caer en el cinismo o la depresión, o puede ser también una pequeña buena noticia, un regalo inesperado o algo que salió bien a pesar de las dificultades.

Existe un pequeño pedazo de tierra fértil donde gracias a un tremendo esfuerzo, todos podemos llegar cada jueves a las 11:00 horas para plantar nuestros sueños y llenarnos de energía; es el programa del profesor y escritor chileno Cristián Warnken, “El Desierto Florece”, que según contó él mismo en su última columna del diario El Mercurio este jueves, tiene los días contados en la radio Oasis. Nuevamente, Warnken se enfrenta a la eterna lucha de brindar la luz de la cultura a un país que vive a oscuras, con los tropiezos y porrazos que eso trae.

11998896_795078863952781_2405441896279599028_nPara mí este programa, y todos los anteriores realizados por Warnken -La Belleza de Pensar y Una Belleza Nueva- son el equivalente a tomar un poco de sol recostada en la terraza y sentir que a pesar del caos de la vida diaria, las cosas estarán bien. Mientras haya alguien haciéndose responsable de contarnos eso que han escrito y creado las mejores personas del mundo, entonces jamás caeremos. Sólo hace falta escuchar, él hará el resto del trabajo. Él es quien nos arropa, como un gran padre, para que podamos dormir seguros mientras la locura del ambiente aumenta junto con la ignorancia, la maldad y la angustia. Finalmente, será escuchando programas como este, que despertaremos a la realidad de que nuestro rol en el planeta debe ser activo.

Esta triste y devastadora noticia tiene un amargo sabor a destino, uno que quizás desea probar a Warnken una vez más, preguntándole: ¿seguirás luchando? Pero él ha dicho que no dejará que esto merme su “empecinado (tal vez ingenuo) optimismo”. ¡Cómo resiste el ser humano que cree en la verdad! ¡Cuántas olas devastadoras de un mar violento y desalmado recibe estoico un tronco enraizado en lo más profundo del corazón de la tierra!

Warnken ya sabe de rechazos, de puertas que se cierran, a él lo han echado de lugares mejores. Si bien no cuenta las razones del término de su programa, podemos suponer que el problema de fondo siempre es el mismo; el espacio para la verdadera educación humana debe ser ocupado por informaciones banales que seguirán ensuciando y empobreciendo nuestro hábitat para confundirnos cada día más. Al igual que las 337 ballenas varadas en el sur de Chile -tema que Warnken tocó como uno de los pocos en hacerlo-, extraviadas debido a la contaminación de los mares, así vararemos todos cuando el último de estos pequeños rincones de cultura hayan desaparecido y sólo quede un aire poluto; polvo, ruido, ruinas y estiércol.

521278_309382799189059_1001575202_nQuisiera que entre todos defendiéramos “El Desierto Florece” con la misma pasión que salimos a marchar por las calles para exigir una vida digna y el respeto por nuestros derechos. Quisiera que llegara el día en que el ataque a un pedazo de tierra limpia como este, nos ofenda a todos, nos indigne y provoque una guerra intrépida donde como leones protegiéramos eso que nos corresponde por la naturaleza misma de estar aquí.

Hay que tomárselo personal, sacar desde adentro a ese león que rugiría infiernos si alguien le quita su lugar para tomar el sol cada tarde, mirando tranquilo el horizonte, mientras se sabe seguro de que todo está en orden. Este animal tiene un sentido de pertenencia inigualable, meterse en su territorio sería mortal; esa pertenencia debemos desarrollar con todas las pequeñas cosas que aportan a nuestro desarrollo personal, en vez de concentrar fuerzas en tonterías que nos desgastan inútilmente y que para peor, cada día aumentan.

Tengo una fe ciega en la lucha de personas como Warnken; no temo para nada por él, temo por nosotros, gacelas débiles, presas a punto de caer sin esperanza. Aunque el programa no vuelva, aunque cada una de la flores sea cortada de nuestro campo, debe quedar claro, en una lucha cuerpo a cuerpo, que el campo es nuestro.

 

*Para los que no desean perderse en el barullo de los medios de comunicación, o para quienes creen que en sus vidas están a punto de caer, www.otrocanal.cl reúne casi todo el material de los programas de Warnken. Tambien www.unabellezanueva.org ofrece otros videos más antiguos.

*Para información sobre los talleres que Warnken realiza www.viajealapalabra.cl

*En la última columna de Cristián Warnken, él anuncia el final de su programa radial:

http://www.elmercurio.com/blogs/2015/12/10/37627/El-desierto-florece.aspx

 

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: