A comprar y tragar, dulce Navidad

Santa Claus Measuring Fat Belly

Esta noche es buena si hay mucha comida y hartos regalos. Es realmente buena, si además compartimos con mucha gente y brindamos. Para qué nos vamos a engañar, la comida navideña es igual que cualquier celebración, cumpleaños, matrimonio, etc., donde el sentido mismo no interesa, es decir la razón por la cual estamos celebrando, sino la celebración misma.

Es como cuando el cumpleaños se come al cumpleañero, porque la comida está exquisita, el lugar es impresionante, la gente es interesante, la música perfecta y existen todos los factores que le dan a una fiesta la categoría de tal. Uno entra, le pasa el regalo al celebrado sin mirarlo ni a los ojos -a veces ni sabemos su nombre completo- y después si te he visto no me acuerdo. La fiesta ha comenzado y hay otras cosas de qué preocuparse.

Si no sabe de lo que estoy hablando, recuerde a ese compañero de curso cuya madre ponía mucho esfuerzo en la fiesta de cumpleaños para que todos los niños quisieran ser su amigo. El curso entero llegaba a la fiesta los primeros años, a comer y llevarse las increíbles sorpresas, pero con el tiempo quedó en evidencia que no muchos chicos sentían cariño por ese compañero y aunque no llegara casi nadie, la madre seguía cocinando y decorando -y dejando en ridículo a su hijo- para el par de amigos que asistía como mero acto de humanidad.

consumismo2Todos vamos a los matrimonios a comer y tomar a destajo y de los novios poco nos acordamos. Otros van a buscar un amorío pasajero con la tía soltera o el recién divorciado, y muchos van a mirar y pelar. Las instancias de reunión social dan para todo, pero es raro ver que giren en torno a un sentido.

Pero la verdad es que no le podemos pedir demasiado sentido a una misa, por ejemplo, con la imagen de la iglesia católica por el suelo. Ni podemos pedir a otros que dejen de comprar esas cosas que nosotros también queremos. Queremos tener más de lo necesario porque nos hace sentir bien, con valor, dignos. Miramos para abajo a aquellos que no gustan de celebrar esta fecha y asumimos que es porque no les da el presupuesto. Sí, somos malos en Navidad.

El sentido de este día lo tendrá que encontrar cada uno y con suerte. Yo no podría jamás explicarme los adornos navideños, el endeudamiento innecesario, el pesebre, ¡el pino! Simplemente no me entra en la cabeza ni logro comprender la motivación. Lo que sí capto, y me queda muy claro, es que en Navidad se puede comprobar el hambre que tiene la gente por alguna cosa que no sé bien lo que es, pero es una necesidad imperiosa de algo, ponen mucho esfuerzo y debo asumir que es porque les da esperanza. Es una especie de búsqueda con fe, algo que los posee y maneja por sobre cualquier pensamiento racional. Quizás, aventurándome, podría decir que tiene que ver con amar y ser amados, pero lamentablemente ese lado tierno queda muy por debajo del mantel de Navidad.

tumblr_mxt8d8FVqZ1rvtvymo2_400Si enseñamos a los niños que el precio de un regalo es la cantidad de amor que sentimos por él, ¿qué entenderá por amor cuando sea adulto? Con una mano en el corazón, ¿cuántas personas han explicado a sus hijos el pasaje de Jesús echando del templo a los comerciantes? Este hombre, cuyo nacimiento se celebra mañana, detestaba el negocio cuando el tema era la espiritualidad y se revuelca donde sea que esté, al ver en lo que se ha convertido su cumpleaños.

Empujones en filas, tacos, peleas familiares, consumismo, materialismo, vacío espiritual, en fin, todos los pecados capitales juntos.

Es cierto que esta fecha puede sacar lo peor de nosotros, pero quizás cada año más y más gente quede harta del mismo circo y comience a cuestionar sus tradiciones. Finalmente, ¿cuánto pan de pascua puede comer una persona? Todo cansa, y muchos ya no pueden con más de lo mismo. Se hizo viejo, y la buena noticia es que después de esa sensación sólo puede venir algo nuevo.

En esta parte del mundo el calor comienza a ser insoportable y nos nubla. Se acercan las vacaciones de los niños, la capital está ad portas de vaciarse de gente que repletará el litoral y las noches se viven al aire libre, con poca ropa y ánimo de compartir. Una insospechada luna llena nos acompañará hoy y quizás todo eso, en conjunto, nos haga reflexionar sobre por qué seguimos dando vida a la locura navideña.

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: