¡Feliz Día de Los Solteros!

solteroQuiero desearle con todo mi corazón un maravilloso Día de Los Solteros a todos quienes han optado por dejar su estado civil intacto desde que nacieron y a los que pretenden dejarlo así para siempre. Hoy es el sábado anterior al famoso Día de Los Enamorados y no sé si como revancha o como simple acto de justicia se le ha denominado Día de Los Solteros, pero creo que vale la pena recalcarlo considerando todos los agravios a los que muchos solteros deben enfrentarse diariamente en países subdesarrollados -o en vías de desarrollo- por el hecho de no estar en pareja o derechamente casados.

En este gran día, los solteros pueden jactarse de serlo y contarle a toda esa gente que les pregunta: “¿cuándo te vas a casar?” o “¿cuándo vas a tener una pareja estable?”, la verdad sobre su increíble vida. Los solteros no siempre quieren sacar pica del paraíso en que viven, porque es feo contar plata frente a los pobres, pero tienen que soportar todo tipo de comentarios lastimeros de personas que han pisado el palito del matrimonio y en sus caras reflejan su amargo arrepentimiento. Como el ser humano es un animal envidioso y le gusta meter el resto dentro de sus mismos problemas, el casado siempre quiere que el soltero sucumba para poder conversar con él sobre el horror que está viviendo al compartir el mismo techo con esa persona a la que alguna vez amó.

Además, los emparejados temen permanentemente que los solteros lleguen a las reuniones sociales a levantarles a sus parejas, que por supuesto encuentran en esos amigos sin compromiso un atractivo novedoso, muy diferente a la cansada y reiterativa cara de sus cónyuges. Esa luz que irradian los solteros viene de su interior, porque lo cierto es que el soltero tiene un vida de lujo en todo sentido.

Veamos por ejemplo lo más simple: la casa. La gente piensa que los solteros llegan después de la pega a un silencio de monasterio que les provoca un llanto interminable, pero no señores; el soltero bien puede disfrutar de un rico silencio luego de un trabajoso día, o bien puede poner la música que le guste al volumen que estime conveniente y bailar frente al espejo, meterse a un jacuzzi lleno de espumas con una copa de vino o invitar al pinche del momento y disfrutar un atardecer insinuante. Las opciones son ilimitadas porque no hay quien las impida. El soltero simplemente hace y deshace a su gusto.

Puede sacarse la ropa y andar desnudo, echarse en el sofá a leer sin que nadie molestefrases-de-solteros7 y pedir sushi a horas impensadas. Lo de las horas impensadas corre para todo, desde salir a comprar cigarrillos hasta llegar a dormir. Pero no sólo los horarios son libres; el desorden u orden lo establece él mismo y nadie más. Las finanzas, las vacaciones, en fin, todas las decisiones son a gusto personal. No es individualismo, es libertad; el afán humano más buscado de la historia.

Los casados siempre dirán de ellos que están locos, que tienen que hacerse ver por un especialista, etc, los ningunearán sin piedad, pero en el fondo sólo quisieran ser como ellos. Querrán que todos vean a los solteros como personas con fallas por las cuales nadie ha querido establecer una relación con ellos, pero jamás reconocerán que cada vez aumentan más los casos de soltería por opción, a conciencia, y les hervirá la sangre por no tener la valentía para vivir así. Quizás es el temor al qué dirán lo que se los impide, o la incapacidad de pararse con sus dos pies y por eso siguieron un camino ya establecido por otros para no ser nunca el blanco de los dardos y lograr el anhelado sueño de convertirse en una persona normal, con una adultez normal y una vida normal.

Pero aquí hay un punto interesante; los solteros no quieren ser normales, quieren ser felices. No destruir su vida con una convivencia rutinaria los deja como los más inteligentes estrategas, amantes preocupados de mantener la chispa de la pasión al proteger los espacios personales y seres que ponen la salud mental en primer lugar.

Por supuesto que hay solteros y solteros, pero aquellos que lo son de corazón han tomado su vida para resolverla en forma independiente, con todos los aspectos que eso significa. No estarían jamás con alguien por interés, seguridad o comodidad. En general viven cada día como si fuera el último y valoran las cosas simples. Saben disfrutar y estar con ellos mismos al mismo tiempo que aprecian reunirse con los demás y compartir momentos especiales. Han alcanzado un equilibrio y han aprendido a conocerse; son una joya.

De hecho, comenzar una relación con una persona que ha estado soltera psolteroosor un tiempo considerable podría tener beneficios innumerables, ya que ese soltero (a) formará pareja por gusto, por afinidad natural y no por otras razones, por lo que su pareja se sentirá tremendamente amada y celebrada. Quien ha estado soltero sabe mucho sobre sí mismo y resolverá situaciones conflictivas fácilmente, sin rodeos ni timidez, puesto que ha manejado su vida sin problemas y puede seguir haciéndolo.

El que atrape a un soltero de corazón deberá comprender que la independencia de cada uno es tan importante como los instantes juntos y que su presencia deberá sumar algo a la mesa en vez del mero acto de pedir o demandar. En definitiva, quien estaba feliz soltero antes de comenzar una relación, podrá seguir estándolo una vez que ésta acabe; un don digno de admiración y respeto.

Los solteros han enfrentado la vida sin esconderse detrás de categorías ni posiciones y a cambio han recibido inmensas lecciones que sólo los fortalecen. Se convierten así en hombres y mujeres hechos y derechos, que pueden deslizarse por el mundo sin “bastones” donde apoyarse, que han resuelto ya la mayoría de sus traumas infantiles (todos los tenemos) y que si bien no son perfectos, están dispuestos a entregar la mejor versión de sí mismos a los otros porque saben que ese es el esfuerzo que vale la pena. Sus amigos los adoran y sus enemigos los envidian.

Podría hablar todo el día sobre las bondades de la soltería, pero quisiera terminar diciendo que nunca es cierto -como a los no solteros les gusta pensar y decir- que un soltero está solo, porque siempre está consigo mismo; su mejor amigo, su cómplice, su confidente y su propio juez.

 

Por: M.A.S.

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: