Los santiaguinos no somos llorones

descargaLa gente del sur o de dónde sea puede empezar a ahorrarse su, a estas alturas, clásico comentario de que los santiaguinos somos unos llorones cuando se trata de recibir a la lluvia. La gente que vive en la capital está lejos de ser quejona y al revés, soporta mucho más de lo que debiera soportar, desde un transporte público inhumano hasta calles inundadas y jefes desconsiderados que obedecen a una tarjeta marcada y no a una situación determinada como un temporal, que en ciudades como Santiago sí causa estragos

Aquí, en Santiago, se trabaja el doble y hasta el triple que en muchas ciudades del resto del país, donde los locales comerciales incluso cierran después de almuerzo para que las personas puedan tomar una siesta y muchos ni siquiera abren en la mañana. El ritmo de vida en la capital es cinco veces más rápido y demandante y el que no se apura, no llega; así de claro. Lo saben miles de provincianos que por estas días tienen colapsada la ciudad porque en sus lugares de origen no pasaba nada, por así decirlo. Era irse a Santiago o resignarse.

26200552631179665_122240Pues esa decisión ha tenido un costo para todos. No estoy diciendo que estemos como estamos únicamente por la migración a la capital; son innumerables las razones que hacen que una lluvia en esta ciudad se convierta en un escenario desagradable, pero lo que corresponde es alzar la voz y apuntar lo que sucede para que hayan mejoras. Callarse, como lo haría quizás un sureño, no resuelve nada y decir que aquí no hay nada por qué quejarse es simplemente estar ciego.

Niños que se enferman colapsando los hospitales, calles anegadas, casas inundadas, construcciones que siguen levantándose de forma negligente en lugares poco óptimos para las lluvias dentro de un valle que no ha solucionado su problema de evacuación de aguas. Santiago se vuelve hostil porque es difícil transitar cuando los autos pasan y mojan a los peatones, cuando la micro va llena, cuando el metro con todo el suelo mojado es una horda de gente empujando o cuando las horas punta se tornan violentas porque todo el mundo necesita llegar a sus casas. Las fotos típicas en los noticieros consignan accidentes de todo tipo, como camiones que se quedan parados en las grandes posas o personas empapadas de pies a cabeza.

imagesLos santiaguinos no son llorones, al contrario, no lloran demasiado. Aquí la ciudad está hecha de cemento, no de tierra que traga el agua lluvia. Aquí el que no llega a la hora pierde, aquí todo es para ayer. Aquí si te mojas mientras pasa la micro y te enfermas, en la pega no van a esperarte, incluso pueden olvidarte, porque aquí la competencia es feroz. Aquí muchos boliches funcionan en la calle y si llueve a palos no puedes vender. En fin, cada capitalino de pie, de calle y de trabajo puede decir con propiedad que la lluvia es la cosa más agradable del mundo, siempre que no sea en Santiago.

Cuando me voy al sur -algo que hago muy seguido- y llueve por 12 días sin parar, no tengo mayor problema. Lo único que necesito es la ropa adecuada pero no hay un apuro imperante, no se inunda cada rincón. Es cierto que pueden ocurrir otras cosas, como derrumbes, y por supuesto que también accidentes, pero el panorama es diferente. La lluvia es sinónimo de relajo; de paisaje hidratado. Los niños están acostumbrados, las personas lo asumen como algo trivial y los medios de comunicación no bombardean 24/7 sobre el tema. Hay que reconocer que cuando cae en eso, la labor de la prensa no necesariamente es alarmar, más que informar sobre los servicios que fallan constantemente, como por ejemplo la luz, o las actividades que se suspenden, como las clases escolares.

Santiago debe llorar un mar de lágrimas, miles de lluvias juntas, para que las autoridades se dignen a solucionar el tema de raíz. Un problema que requiere atención desde varios frentes y que por ahora sigue siendo un dolor de cabeza que merece ser consignado.

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: