Juegos Olímpicos: la fe de Mo Farah

14711381871468Ayer pude ver por primer vez los Juegos Olímpicos de Río 2016 y afortunadamente fue una de las mejores partes: el inglés Mohamed Farah -de origen somalí- ganó la medalla de oro en los 10.000 metros, después de caerse y pararse, con un tiempo de 27:05.17 y una actitud que sorprende en todo ámbito, revalidando su oro de Londres 2012.

Hay que ver con  qué seguridad miró la cámara al inicio de la carrera, con qué convicción, provocadora incluso, haciendo un gesto a la muñeca indicando un reloj, diciendo: miren el tiempo, los voy a dejar locos.

Este es el mismo Mo Farah -como se le conoce- que se ha caído antes y vueltoMo-Farah (1) a parar, el mismo que el 2015 se desvió de la carrera a tomar agua y luego la ganó. Hace lo que quiere, se pasea, es un astro de treinta y tres años y ojo que ayer había un joven de diecinueve compitiendo. Al principio, andaba perdido en la cola del grupo como si todo no fuera más que un juego. Pero lo es, ¿o no?

Los Juegos Olímpicos siempre están plagados de polémicas; la exactitud de las marcas, la justicia de las mismas, los dopings, las rivalidades entre los competidores y entre los países que buscan mostrar su poderío. Después de secuestros y bombas, esta fiesta de 19 días, 200 países y 39 disciplinas sigue reuniendo a los atletas más destacados del mundo que están ahí por razones propias.

Para nadie es un secreto que son los deportistas de origen africano quienes más__Luis_Oberto______R__o_2016_atletismo__Mo_Farah__el_rey_ol__mpico_de_los_10_000_metros__se_tropez___y_logr___reponerse_para_ganar_el_oro se han destacado en esta competencia, sin embargo África es el continente más atrasado del mundo. Quizás en el siglo octavo A.D.C. en Olimpia, ya sabían que hasta hoy estaríamos emocionándonos con los juegos y esperaban que actualmente también se tratara de una tregua ente los pueblos. Me pregunto si Farah tiene algo que decir sobre las políticas de inmigración y el Brexit, siendo que él mismo dejó Somalía en 1993 -con diez años de edad- como refugiado para unirse con su padre en Londres, algo que hoy tendría serios problemas para lograr.

Ayer Farah nuevamente dejó el nombre de Inglaterra en alto, pero dijo que lo hacía por sus hijos. Tiene tres medallas de oro y cuatro niños, por lo que peleará por la cuarta para dársela al más pequeño. Podría ser una buena razón para justificar la exigencia física extrema que deben tener los atletas, al punto del absurdo a veces. Personalmente no me resulta grato observar algunas de las pruebas olímpicas que muestran cueMo-Farahrpos ultra desarrollados y esconden vidas que giran en torno a un sacrificio poco saludable, tanto en lo físico como en lo mental.

Sin embargo, como amante de los deportes y las disciplinas corporales, me conmoví e inspiré con Mohamed Farah porque es un ejemplo de vida; no sólo tomó su talento, lo pulió y se fue superando a sí mismo, como hacen todos los deportistas que están hoy en Río. Mo Farah cree en si mismo y esa es su enseñanza para cada persona.

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: