La vida entera se esconde en un abrazo

descargaSoy una persona de piel. No comprendo las rigideces físicas y puedo abrazar al cajero del supermercado si me cayó bien. ¿Qué hay detrás de un abrazo? Para mí la vida entera, y aparentemente la ciencia está de acuerdo conmigo.

Las mejoras hormonas son secretadas cuando damos o recibimos un abrazo, esas que nos hacen saludables y felices y que a veces se hacen esquivas y las extrañamos. La sensación de echar de menos a alguien porque queremos abrazarlo, debe ser una de las más horribles de esta vida. Ayer leía un articulo que explicaba por qué cuando amamos a alguien sentimos deseos de morderlo; literalmente no podemos controlar nuestras emociones hacia esa persona y generamos una agresión tierna, que vendría siendo lo mismo que llorar de alegría.

De igual modo, cuando sucede algo positivo y estamos acompañados, o vemos a alguien que amamos, toda nuestra felicidad y afecto quiere concentrarse directo hacia esa persona y traspasarse a su dimensión corporal. De no poder hacerlo, enloqueceríamos de amor. Lamentablemente, hay casos donde las personas no logran controlar sus impulsos y emociones terminando en un acto trágico de violencia física, donde muchas veces al ser interrogados después por la policía, confiesan que agredieron a su víctima por amor. Esto deja en evidencia un claro vacío en la educación humana, que no nos enseña a conocernos a nosotros mismos.

abrazo-hombre-mujerPero dejando esos casos más extremos de lado, expresar nuestras emociones y dejarnos llevar con nuestro cuerpo es una necesidad biológica básica, que de quedar reprimida podría generar profundos problemas. Hoy parece haber un déficit de abrazos verdaderos, reemplazados por relaciones físicas sobreactuadas que no convencen. Hay rigidez en el ambiente, temor a mostrarnos vulnerables y una permanente postura a la defensiva.

Conozco a una persona que odia que la toquen, simplemente se pone dura como palo cada vez que alguien va a darle un abrazo. No importa si es su cumpleaños o si existe un motivo contundente para abrazarse, ella aprieta su cuerpo y no es capaz de devolver la demostración de aprecio.

Ha sido así toda su vida y me pregunto cómo será no poder disfrutar de un abrazo genuino, largo, caluroso, lleno de sentimientos cariñosos que brindan tantas cosas positivas a nuestra alma y cuerpo. Me he fijado que este tipo de actitudes se reflejan, por defecto, en la vida sexual de las personas, volviéndola una tarea más y hasta algo insignificante que se puede olvidar.

Es cierto que pueden existir diversos motivos para que alguien no logre soltar su cuerpo en la forma de un abrazo; la infancia y las experiencia vividas nos marcan y llegado el momento nos obligan a enfrentarnos a quiénes somos para superar aquello en lo que nos hemos convertido.

descarga (1)A veces hay tanta distancia entre los cuerpos, incluso cuando están unidos, que es difícil encontrar la fórmula para sanar el vacío de años de abrazos que nunca se dieron en su momento y que nos impiden hoy poder abrazarnos verdaderamente. El abrazo de una madre o un padre a su hijo cuando le va a dar las buenas noches, el abrazo del reencuentro, el de felicitaciones, el de explosión repentina de alegría, el de vieja amistad o ese abrazo que nos damos por primera vez.

Propongo un abrazo colectivo donde aliviemos el déficit histórico de abrazos y juntemos los latidos de nuestros corazones que buscan desesperados sonar en conjunto, como una música perfecta.

 

Anuncios


Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: