No me gusta la foto del beso

im_20140315_news_140319463

Hace unos días murió la enfermera Greta Zimmer, la mujer de la icónica fotografía tomada el 14 de agosto de 1945 en Times Square, Nueva York, donde el marinero George Mendonsa la toma y la besa de sorpresa, debido a su alegría por la noticia: la guerra había terminado. No se conocían ni se dieron los nombres.

Por mucho tiempo consideré romántico y simpático ese momento, de hecho hay personas alrededor sonriendo al mirarlos, pero en general el ambiente en las calles era de fiesta; la II Guerra Mundial por fin se acababa, con un costo de 60 millones de vidas. Un fotógrafo de la revista Life los captó y Greta se enteró sólo 20 años después.

Hoy observo la imagen, sin duda espontánea y reflejo de la situación que se vivía, y reparo en la forma que tuvo el marinero de celebrar. Miro la posición de sus brazos y manos, y los de ella, su boca por sobre la de ella y el descuido total de la rapidez del impulso. Me pregunto qué fenómeno se hubiera originado de haber sido la situación al revés. Una mujer enfermera, sale a la calle extasiada y toma por sorpresa a un marinero, besándolo brusca y desprevenidamente. Después se da la media vuelta.

“De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, donde había combatido. Me vio vestida de enfermera y estaba agradecido de todas las enfermeras. No fue algo romántico, sino una forma de decir gracias porque la guerra había terminado”, dijo ella 60 años después. Él dijo: “yo había ido con una amiga a un show al Radio City Hall, cuando interrumpieron para decir que la guerra había acabado. Salí fuera, estaba exultante, vi a una enfermera y la besé por pura alegría”.

¿Había ido con una amiga a un show? ¿Y donde estaba la amiga? Sólo pregunto con el afán de analizar la imagen. Pero vamos, es lógico pensar que si la “amiga” vio el beso, algo debió sentir. También es lógico pensar que su reacción de besar a una desconocida, obedece a cierta época donde esa era la forma que tenían los marinos de celebrar: tomando desconocidas (¿o esa época no ha terminado?). Y no es como si a esto se le pueda llamar beso…Para mí es un atracón que de acuerdo a las palabras de Greta seguramente no disfrutó.

Hoy miro esta imagen y me parece curioso que se siga enalteciendo. Probablemente a más de una mujer le gustaría que la tomaran por sorpresa en la calle y la besaran en un entorno de jubilo, pero hay algo que se esconde bajo esa euforia del momento, que debiera llamar la atención; y es la forma en que una chica joven puede ser usada -en mayor o menor medida, por más o menos tiempo- con la excusa de la alegría.

Lo segundo más curioso de esta fotografía, que dio la vuelta al mundo y ha sido cientos de veces imitada -incluso cientos de personas proclamaron ser los protagonistas de ella-, es que Greta era judía de origen austriaco, sus padres murieron en el Holocausto y llegó con 15 años a Estados Unidos. Luego se casaría con un militar.

Es decir, sin saberlo Greta y George, lo que sucedió aquí fue que un militar estadounidense besó a un enfermera judía porque por fin los familiares de ella dejarían de sufrir en campos de exterminio y él no tendría que matar a nadie más. Sólo me queda una duda; ¿cómo hubiera celebrado ella?

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: