Teatro: “Viejos de Mierda”

afiche-web_viejos-de-mierda_v2Esta obra dispara humor desde el primer momento, cuando vemos a tres viejos de mierda que se conocen en una sala de espera donde jamás los atienden. Llevan años ahí, siendo maltratados e ignorados por una sociedad que ha cambiado en su urbanismo, sus costumbres y su concepto de familia.

Los tres ancianos, interpretados por los actores Jaime Vadell y Tomás Vidiella, y el humorista Coco Legrand -en su primera vez en una obra y tomando además el rol de productor-, se quejan de los achaques de la edad, provocando las carcajadas de un público generalmente mayor, pero con suficientes ganas y energías para pasarlo bien con cada chiste. La sala es una fiesta, y es una sala grande; el nuevo teatro San Ginés, que no se molestó en calefaccionar el lugar considerando la edad de su público.

La pieza fue escrita y está dirigida por el actor Rodrigo Bastidas, reconocido autor de teleseries, cuyo humor se nota en cada línea. Para quienes lo han escuchado en su programa de radio por las tardes, es como si su simpática ironía y detallado ingenio por fin hubieran encontrado el espacio adecuado. Con alusiones al Chile actual y al de las generaciones viejas, podemos observar el momento que viven los protagonistas, donde la soledad, el desconcierto y la enfermedad los tienen haciendo chistes sobre sí mismos para no deprimirse. Hasta que, quizás, lo hagan.

La sorpresa aquí es Coco Legrand, esto es lo suyo obviamente -y no la conducción de programas de TV, como alguna vez pensó-, porque su gracia, histrionismo y sentido de la interpretación nunca dejan de sorprender. Te puede matar de la risa y se nota que le fascina hacerlo, por lo que el escenario le pide que, independiente de la edad, continúe. Larga vida.

viejos-de-mierda_bannerPara cualquier viejo que se sienta pasado a llevar cotidianamente, abusado, usado incluso por sus más cercanos, y que haya sido testigo de cómo ha cambiado Chile en las últimas cinco décadas, esta será la obra del año. Una amiga invitó a su padres a verla y le dijeron que había sido un regalo sencillamente espectacular.

El aporte, además de las constantes risas, es dar visibilidad a las generaciones mayores y evidenciar la marginación en que vive su mayoría. También, hablar de lo que nadie habla, porque el viejo de mierda no tiene nada que perder.

“En mi época vi morir a los hermanos de mi padre en casa, vi morir a mi abuelo materno, a mi abuela materna, había una disposición distinta. Hoy día a los viejos se les echa afuera. Esa es una de las partes que a mí más me llegó de la obra: Nos están echando, no le intereso a nadie, esa sensación de no tener ni el más mínimo de disposición a la gratitud, eso me estremece”, dijo a la prensa Coco Legrand.

La obra se sigue presentando durante octubre en el San Ginés, un espacio que si bien quedó bastante grande y moderno, aún debe mejorar en atención de bebestibles y comida. Más información en www.sangines.cl.

Anuncios


Categorías:Teatro

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: