Liberarse de la grasa corporal para siempre con “Los mitos me tienen gordo y enfermo”

14938203_1821645798047270_8872924123152112751_nEs notable lo de Pedro Grez. Dijo “no quiero ser gordo y pre diabético” y se puso de cabeza a averiguar por qué lo que él consideraba alimentación saludable, lo estaba enfermando. El autor de “Los mitos me tienen gordo y enfermo” -que ha vendido 6 mil copias en un mes- cuenta su experiencia de cómo pasó de probar dieta tras dieta, a verse estupendo hoy en día (hay quienes lo han comparado con Richard Gere) y además, completamente sano.

No ha parado de dar entrevistas en los medios sobre una verdad que ya se hablaba hace un par de años en el extranjero, pero en Chile seguía escondida: las grasas hacen bien. El enemigo es el azúcar.

La nueva edición de su libro incluirá la reciente noticia sobre que la industria del azúcar pagó a Harvard para que en los años 60 dijera que las grasas era las causantes de los problemas cardíacos. Peter, así se llama el personaje del libro -una conversación entre un coach y su cliente gordo-, plantea que comer grasas sanas al desayuno produce una sensación de saciedad que permite llegar al almuerzo sin hambre alguna, al tiempo que apenas sube la insulina, lo que libera las reservas de grasa del cuerpo.

En el libro derriba el mito de comer varias veces al día y se apoya en estudios recientes sobre salud y enfermedad. Pero principalmente ataca las formas de alimentación basadas en carbohidratos y azúcares que mantienen la insulina alta durante toda la jornada, creando la grave enfermedad de resistencia a la insulina, que luego lleva a la diabetes. Como sabemos, la diabetes -que en los peores casos implica amputaciones y ceguera- es uno de los problemas de salud más graves del mundo actualmente.

time-saturated-fat-butter-cover-smIncluso se podría hablar de revolución cuando Grez nos invita a comer crema, mantequilla, tocino y huevo a destajo, pero sus argumentos son sólidos. Entre ellos, que así comíamos antes que aparecieran los alimentos industrializados, con los que la obesidad llegó para alarmar nuestra salud. El libro se la juega en contra de médicos, nutricionistas y la industria de alimentos que hasta hoy no ha dado soluciones concretas.

“Nuestro cuerpo es una máquina quemadora de grasa, a no ser que nosotros la paremos”, dice. ¿Cómo dejar que el cuerpo haga lo suyo? Grasas al desayuno, proteínas y ciertos carbohidratos al almuerzo y comer muy liviano en la noche, si es que da hambre. La invitación es ir probando hasta perder la grasa corporal no deseada y luego incorporar carbohidratos en la tarde-noche, que es cuando menos daño hacen. Para los que no saben, el pan, la zanahoria, la leche, las frutas, legumbres, masas, etc, son azúcar una vez que se tragan.

Llama la atención el considerable apoyo del público a este sistema llamado “Método Grez”, que parece estar dando resultados visibles, incluso al par de días. Si ya probó nutricionistas, clínicas, dietas varias, si ya gastó dinero, se deprimió y volvió a tomar valor para intentarlo una vez más, este podría ser su último viaje. Y si por si acaso pretende achicarse el estómago con una operación, por favor pare y lea este libro primero. Yo lo estoy haciendo, llevo dos días, no tengo hambre y veo un cambio en mi cuerpo. Como todo el mundo, busco estar en mi talla y mantenerla, no estar enferma y no perder ni tiempo ni dinero. El libro fue de gran ayuda para comprender que estaba en un error cuando creía que podía ser sana haciendo mucho ejercicio y comiendo frutas, cereales y otros carbohidratos que tanto los médicos como la prensa me decían que eran saludables.

Además de ser una investigación completa y seria, esta es una lectura fluida y también muy emocionante, primero por el tono honesto con que está escrito el libro, y segundo porque cuando te has cuestionado tantas veces si la persona equimg_1977-488x264vocada eres tú, hay una cuota importante de sentimientos encontrados que han sido difíciles de sobrellevar. Y hay datos interesantes que creemos saber pero nadie dice, como que “la especie humana se demoró 3,9 millones de años en llegar al ser humano moderno, y sólo 36 años en convertir a la mayoría de los habitantes del planeta en obesos”.

De sumo interés ha sido aprender el hábito de verificar la etiqueta de alimentos que se llaman “light” y aportan más azúcar que sus propias versiones normales. Saber también que lo integral no es necesariamente bueno, que los doctores que nos dedican 15 minutos y nos recetan una pastilla no quieren sanarnos, que la diabetes se puede revertir en muchos casos, que el estrés engorda, que los productos sin lactosa siguen teniendo azúcar o que el ejercicio con peso es lo único que sirve para sacar músculos y eliminar grasa. La desinformación debe parar. Si todo es un engaño, no queda otra que tomar acción; armarnos de información real y librarnos de las manipulaciones.

En estas pocas semanas, Pedro Grez ha sido descalificado y atacado, tanto así que hace pocos días publicó en su Facebook un comunicado para defenderse de las acusaciones del Colegio de Nutricionistas, que da para pensar: “Hubiéramos deseado que el Sr. Durán (Pdte de dicha entidad) hubiera tenido el mismo ímpetu, energía y proactividad que tuvo contra el Método Grez, frente al reciente hallazgo del complot del azúcar, pero su silencio lo acerca más a la complicidad que a la responsabilidad que le cabe”.

No quiero ponerme 15036397_1827570560788127_931786305795924562_ndramática, pero temo un poco por la vida de estas personas que se tiran con todo en contra la industria y las verdades establecidas, porque los poderosos podrían querer callarlas. Y creo que no es poco decir que miles de lectores estén interesadas en dejar el azúcar, un químico adictivo que finalmente nos causa infelicidad (no perderse documental “Fed Up”).

Reconocidos comunicadores, como Nicolás Larraín y Javiera Contador, han comenzado este programa alimenticio y Larraín ya ha dicho estar satisfecho con los resultados positivos. El libro cuesta $15.000, se encontró agotado pero pronto volvió a todas las librerías del país.

Me quedaron algunas dudas sobre Pedro Grez, el libro no profundiza sobre su maestro espiritual ni sobre otras terapias a las que acudió para sanarse. También sería interesante su punto de vista en cuanto a las liposucciones. Por ahora no tengo esperanzas de que pueda hablar del tema ya que sus redes sociales están colapsadas.

Por último, contar que el destacado artista marcial chileno Marko Zaror apoya este libro y dijo en su Facebook ser amigo de Grez, lo que da cierta confianza porque es cosa de mirar su físico trabajado y perfecto (aunque él hace la dieta cetónica, que es más rígida pero también se enfoca en grasas). Finalmente, si este método resulta no funcionar, al menos hay algo que es innegable: la gente está cansada de estar gorda, enferma e infeliz.

Facebook: Método Grez

info@losmitosmetienengordoyenfermo.com

Una de sus apariciones en el programa matinal de TVN:

http://www.tvn.cl/programas/muybuenosdias/destacados/metodo-grez-para-bajar-de-peso–2193649#

 

Anuncios


Categorías:Libros

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: