Templo Bahai en Chile: arquitectura, espiritualidad y las mejores postales

img_3605

Vista desde la larga pileta con flores de loto.

Por fin me hice un tiempo y fui a conocer el templo Bahai, inaugurado hace casi dos meses en las faldas de la cordillera, en Peñalolén. Se trata de una obra arquitectónica que deja con la boca abierta; rodeada de un diseño de jardines de agua en forma espiral, ideal para un paseo familiar y unas lindas fotografías.

Aunque el santuario en realidad fue construido para ser un lugar de oración abierto a todos; en él no se puede comer ni fumar, hay que mantener silencio y sólo se puede fotografiar el interior si no hay nadie presente.

Esta “Casa de Adoración” es obra de la oficina de arquitectura Hariri Pontarini Architects y su encargado es Siamak Hariri, quien creó una iluminada cúpula con forma de flor. El innovador diseño, muestra un vidrio fundido inventado exclusivamente para el exterior del edificio, con el fin de hacerlo apto para una zona sísmica.

Este “tulipán” (forma de la obra), tiene nueve caras y nueve puertas de acceso, como todos los templos Bahai en el mundo, representando las principales religiones y las direcciones del planeta para dar la bienvenida. Es el primer templo en Sudamérica y el último de ocho, que están ubicados en Australia, Alemania, Estados Unidos, India, Panamá, Samoa y Uganda. Todas estas sedes resaltan como íconos de la arquitectura.

El proyecto, que costó 30 millones de dólares y fue financiado con aportes voluntarios y secretos de adeptos Bahai de todo el mundo, comenzó el 2002 en un terreno de 83 hectáreas, dentro de las cuales el templo abarca 11, con una superficie construida de 1.200 metros cuadrados. Los folletos dicen que cuenta con una capacidad para 600 personas sentadas, pero yo vi espacio para unas 200, aunque no me permitieron subir al segundo piso, y no me dieron una razón.

img_3576

Vista posterior, donde hay senderos para pasear.

El templo no estuvo ajeno de controversias: durante su construcción los vecinos del condominio aledaño se quejaron debido a las dimensiones de la única vía de acceso; una calle en cuyo alrededor se encuentra dicho condominio. Finalmente, se llegó a un acuerdo con la Universidad Adolfo Ibáñez, que limita al sur, para construir un camino alternativo de acceso.

Así, todos contentos y se cumple uno de los principales objetivos de esta religión, originada en Irán hace 150 años: estimular el espíritu de amor y fraternidad entre las personas.

Su fundador fue Bahá’u’lláh, considerado por sus seguidores como un equivalente a Krishna, Abraham, Moisés, Buda, Zoroastro, Jesús y Mahoma. Es decir, el último mesías. Entre sus postulados principales, dijo que todas la religiones vienen de una sola fuente, siendo capítulos sucesivos de una única fe de Dios.

El llamado es a abandonar toda forma de prejuicio, a que cada persona busque la verdad de manera independiente, que exista igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres, se eliminen los extremos de pobreza y riqueza, y exista educación obligatoria e universal.

La comunidad Bahai chilena, comenzó a formarse en la década de los ’40 y hoy son unos seis mil adherentes. Existen tres escuelas Bahai en nuestro país, dos en la zona rural de la Novena Región y otra en la Región Metropolitana, además de una radio en la Araucanía con el propósito de ayudar a preservar y promover la cultura mapuche.

img_3613

Son muchas escaleras hasta la entrada del templo.

Puede ser interesante averiguar más sobre la propuesta Bahai (que cuenta con seis millones de fieles en el mundo) ahora que todas las religiones del planeta están siendo tan cuestionadas. La invitación es a “mejorar nuestras propias vidas y contribuir al avance de la civilización con una humanidad unida”, algo que definen como inevitable y que con el tiempo originará una civilización mundial.

A pesar que dicen no tener rituales o ceremonias, uno puede encontrar libros con oraciones dentro del templo, llamadas “obligatorias”. Lo que sí es cierto, es que no cuentan con un clero y no hay altar ni adoración a nadie. Las bancas están ubicadas en forma de “U”, y miran hacia un espacio vacío.

En los pilares, están inscritas diferentes frases como: “la luz de un buen carácter sobrepasa a la luz del sol y a su resplandor”, o “tan potente es la luz de la humanidad que puede iluminar toda la Tierra”.

La entrada es gratuita, hay baños y se puede asistir en silla de ruedas. El horario ha variado en el último tiempo, debido al mal comportamiento del público que, de acuerdo al guardia del recinto, ha causado desórdenes relativos a la ingesta de alcohol y otros, pero suele ser de martes a viernes de 09:00 a 18:00 horas.

Yo fui en la mañana y el ambiente era tranquilo, muy poca gente que un par de horas después, eran decenas. Hay estacionamientos, pero se puede llegar a pie o en bicicleta, sólo que es una subida bastante empinada desde la entrada hasta el templo mismo.

Me siento a leer un folleto que ofrece un tono muy amigable. No se parece al estilo dogmático católico duro, ni a esos textos bíblicos agotadores y repetitivos que tiran en las casas los Testigos de Jehová. Huelo un toque más inteligente y sabio: “El hombre es orgánico con el mundo, no puede separar su corazón de su entorno, por lo tanto su vida interior moldea el exterior y es afectada por él”.
img_3628

Hay algo medio budista, el aroma oriental es inevitable viniendo de Irán, y todo el contenido parece tener bastante sentido.

Otra de las propuestas de los Bahai, es que haya una unión entre religión y ciencia, para que podamos comprender el mundo en forma científica, de modo de dejar atrás las imposiciones religiosas cerradas, añejas o fanáticas.

Sentada al borde de la pileta principal y contemplando en silencio una vista increíble de todo Santiago, me asaltó una duda; ¿qué dice la palabra escrita en árabe en el centro de la cúpula de flor?

Le pregunté al informado guía de la entrada, un chico de unos 20 años, ecuatoriano: “Oh gloria al más glorioso”.

Y como los Bahai son libres, se refieren a quien sea el más glorioso para ti.

Dirección: Diagonal Las Torres 2000, Peñalolén.

Sede chilena Bahai: www.bahai.cl

Anuncios


Categorías:Notas y Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: