Libro: “Dios nunca parpadea”

9786070709975.jpgFui a ver a una amiga que por cosa de tiempo sólo hablamos por mail y la visita comprobó que siempre vale la pena hacerse un espacio para la amistad. Gracias a que se está mudando, me presentó su biblioteca, donde me topé de frente con un título que había escuchado antes. “Autoayuda, mm, no sé” había dicho, y lo olvidé. Pero ahí estaba de nuevo, en forma inesperada la posibilidad de leerlo de una vez. “Quizás esta es la razón por la que estás aquí”, dijo mi querida amiga. Podía ser, me lo llevé por si acaso.

Las 50 lecciones de vida de la norteamericana Regina Brett son simples y reales. Su existencia pasó por altos y bajos, como la adicción, un embarazo a los 21 años y el cáncer. Su columna en un diario local se volvió un éxito, a pesar que ni su editor la consideraba aceptable en un comienzo.

La lectura es básica y a ratos divertida. La traducción al español es un tanto inexacta, pero cumple. La parte interesante fue ir comparando mi vida con la suya y ver que, a pesar de las diferencias, hacíamos cosas bastante parecidas que afectaban nuestra vida y que sin duda podían ser mejoradas.

Regina se superó en todos los aspectos posibles, encontró apoyo en un compañero de vida, traspasó valores y convicciones a su hija y abandonó las aspiraciones irreales, como pretender ser querida por todo el mundo, para concentrarse en lo que al final del día es importante.

descarga.jpgYo no formo parte del club que demoniza los libros de autoayuda, pero tampoco diría que cambian la vida de un día para otro. La propia autora comenta que sólo tú puedes mejorar tu panorama, tanto interno como externo, y va citando distintos expertos y guías que la ayudaron en los peores momentos, para empoderarla a ser su propio factor de cambio.

Su relación con sus padres fue lejos lo que más me tocó, también su viaje como escritora donde reconoce la infinita verdad en aquella frase: “escribir es fácil, sólo siéntate y ábrete una vena”. Pero el título sin duda es el mejor enganche; la idea de que hay algo más allá de nosotros (que ella llama Dios) que no nos abandona, que ve todo, sabe todo y te está cuidando.

Regina pasa por los cuestionamientos de ser mujer, de cumplir ciertos roles, de envejecer y fallar una y otra vez. Hay lecciones de humildad y también de cómo alejarse de la posición de víctima. Me fascinó el consejo sobre lo ridícula que es la envidia, cuando explica que es mejor elegir el tiempo sobre el dinero, aprovechar el momento y reconciliarse con el pasado. Finalmente ya tienes todo lo que necesitas, porque la felicidad es punto de vista; ni tener hijos, ni estar jubilado, ni tener una mascota, nada de lo que se estudia sobre la felicidad va a hacerla mágicamente aparecer si tú no la dejas entrar.

A medida que avanzan las lecciones, se ponen más interesantes; la n° 47 sobre respirar es genial. He estudiado el tema de la respiración consciente, descubriendo que por años, mientras crecía, me dediqué a respirar mal. “Los consejos hospitalarios y medicinales debieran venir con una lista de monjes budistas a quienes poder recurrir en un mal día”. Completamente de acuerdo. Y como en muchas cosas, la parte final es la mejor.

Hoy Regina no se considera exitosa, ni se considera un fracaso. Según percibí, realmente se ha acercado a una vida donde disfruta las cosas como se den. No es la primera vez que leo sobre una persona que ha enfrentado una enfermedad compleja y sale fortalecida, además esa ha sido mi propia experiencia también.

Cree que la vida es injusta, pero buena. Dura, pero disfrutable y perdonable. Con 50 consejos que ella misma sigue, saca el lado positivo de jugar con las circunstancias, los errores e incluso la muerte, algo que siempre refresca.

Aunque hay partes que se bañan demasiado en la religión (al parecer es jesuíta), tiene cuidado de ir al fondo y no quedarse en las formas. Puede que no todos los consejos de “Dios nunca parpadea” sean para todo el mundo, pero entre cincuenta de ellos, habrá alguno que tampoco sobre. Yo me quedé con la mayoría.

Anuncios


Categorías:Libros

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: