Chile me quema por dentro

c3hrjmiwiaaqcss

Me pregunto: si ningún particular, ninguna entidad independiente, fundación u organización, chica o grande, ofreciera su ayuda y el Estado tuviera que controlar y reparar el desastre de los incendios masivos completamente solo, ¿qué veríamos? ¿Más inoperancia? ¿Más urgencia?

Es difícil pensar en que el Gobierno pueda crear más frustración social de la que existe hoy en todo Chile, pero a veces me dan ganas de que sí la genere y que el incendio ocurra dentro de los votantes, como motor para cambiar y mejorar nuestro país. Aunque ha quedado demostrado que ni siquiera votando avanzamos.

¿Cómo entonces? Quisiera dejar a descubierto la diferencia entre los holandeses, que no tienen cárceles porque nadie comete delitos, y los chilenos que miramos la TV estos días boquiabiertos por un infierno de odio, resentimiento y por qué no decirlo, alarmante estado de salud mental a nivel nacional, algo que se insiste en tapar pero que sólo sigue explotando (si no, como ejemplo, contemos la cantidad insólita de personas que se ha quitado la vida en el Costanera Center desde su inauguración).

Las preguntas son miles: qué paso con los protocolos de emergencias que debieran existir, por qué la Conaf le pone problemas a Lucy Avilés para su ayuda con el avión Súper Tanker, qué entiende la Presidenta por catástrofe, qué hacen los miles de militares mientras su país vive un desastre inédito, o por qué mientras Chile se quema y cientos de personas lo pierden todo, se ven helicópteros por los cielos del lago Caburgua, cosa que ocurre cada año justo antes de que la Presidenta salga de vacaciones.

No quiero pensar que ella se imaginaba de vacaciones, mientras debía estar craneando la mejor fórmula de parar los incendios, encontrar a los responsables y ayudar a las víctimas. Otras de las cosas que no quiero pensar, es por qué aún nadie -ningún cientista político, ningún analista o parlamentario- está hablando de las causas de esta tragedia. Y no soy capaz de exigirle a los medios que se den la tarea de comenzar rápido con las entrevistas que corresponden, cuando veo a prácticamente la totalidad de los equipos periodísticos en terreno reporteando la noticia.

Si se quema el país entero, lógicamente nadie da abasto para nada (algo que quizás los culpables pensaron a propósito), menos en un país como Chile; reactivo, desordenado, donde las autoridades tienen más dotes actorales que ejecutivos y la naturaleza de vez en cuando saca un tsunami, terremoto grado nueve o erupción de volcán como si fuera el fin del mundo.

Y lo es. Aquí, al final del mapa, no quedará otra que nacer con un nuevo comienzo. Esto así; a lo Condorito, con un numerito tras otro, con los trepadores aprovechándose de la desgracia, las víctimas encogidas de hombros y los culpables brindando en libertad, no da para más.

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: