Educar para la vida

El comunicado del profesor decía que los niños irían a un paseo por el día al Santuario de la naturaleza, donde meterían los pies en el río, comerían a deshora y llegarían con la ropa sucia. Tal cual, decía: “su hijo volverá a casa con la ropa muy sucia”. Era un aviso para madres o padres que temieran por la suciedad de las ropas de sus hijos, con el fin de explicarles que debían dar eso por hecho, ya que permitiría que otras cosas sucedieran. ¿Qué sucedería?

Hay que ver cómo están cambiando las cosas, los tiempos; mejorando, como arte de magia. Todo lo que debió ser por siglos, se puede concretar hoy. Con un sistema educacional en crisis, probar métodos ya no es un lujo, es un deber. Y hay profesores que por fin pueden dar el paso hacia eso que los llevó a escoger su vocación. El profesor de mi hija consideró que sus alumnos estaban demasiado encerrados, que eso les molestaba físicamente y los bloqueaba en la mente. Los chicos llevan uniforme, están en bancos y sillas incómodas y se deben mantener en silencio gran parte de la clase. Desde la sala no se escucha la naturaleza por ninguna parte, si algo se escucha es el tráfico de la calle. El profesor no estaba dando un día libre de paseo; habría paseo, pero él daría la clase en medio de árboles y riachuelos.

La clase, sobre poesía, no podía darse en aquella sala que los aprisionaba, debía ser al aire libre para hacerlos volar. “La poesía se contagia primero”, decía el comunicado, “luego se enseña”. No vi problema alguno, aunque reconozco que imaginé inmediatamente las manchas en las ropas de mi hija y pensé “¿cómo voy a quitarlas?”, pero estaba demasiado intrigada por escuchar a su regreso cómo había estado la clase.

Al volver a casa, me comentó que mientras leían en voz alta una poesía sobre el agua, el profesor dio permiso para que todo el curso metiera los pies al río y sintiera el agua. El profesor preguntó a cada uno qué les hacía sentir el agua, o a qué concepto la relacionaban. Algunos dijeron: pureza, calma,  vida, mientras hubo quienes la relacionaron a frases como: un nuevo comenzar, esperanza permanente o ruidos de alegría. Sin saberlo, estaban haciendo poesía.

“¿Cuando buscamos vida en otros planetas, qué buscamos?”, preguntó el maestro. “Agua”, respondieron todos. Agregó que tenían licencia para sentirse especiales, porque aquí tenemos agua, un bien preciado que en muchos lugares del mundo escasea. Les pidió que listaran diferentes acciones cotidianas que involucran el agua; como apagar la sed, dar vida a los jugos, limpiar lo que se ensucia y enseñar a nadar.

Al ver que ya podían tener hambre, este profesor ligó la poesía a la comida, y les leyó una oda a las frutas de los arboles y cómo somo tan afortunados de obtener deliciosos frutos solo de la tierra, el agua y el sol. Les pidió que mientras comían su colación (con fruta de postre) echados sobre la maleza, pensaran en eso. Finalmente dio tiempo libre para que se aburrieron de correr, gritar y jugar. Les dijo: “quiero que busquen la mejor manera de disfrutar y explorar su alrededor esta tarde”. Los alumnos tomaron sol, hicieron trekking, se bañaron en el río y algunos durmieron siesta a la intemperie.

Me pregunté cuándo fue la última vez que mi hija de trece años tuvo tanta libertad y se sintió con la seguridad suficiente para dormirse en la mitad del día bajo el cielo. Creo que su profesor creó ese ambiente, donde el grupo se sintió en confianza, se conoció un poco más y se expresó con toda soltura. Ella confía en su profesor y en sus compañeros y puedo ver que siente afecto por ellos. Llegó con una sonrisa gigante a casa, mientra se bañaba yo metí sus ropas a remojar (en agua). Cuando fui a decirle buenas noches, estaba completamente dormida. Eran las nueve y media y siempre debo pedirle que deje la televisión cuando ya son las diez.

Sé que tuvo un día especial, pero mañana volverá a lo mismo; a la sala y el uniforme. ¿Qué estamos haciendo con nuestros niños? ¿Para qué tipo de vida los estamos educando?

Desktop10

 

Anuncios


Categorías:Cuentos y Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: