Pronto todos vamos a demandar la verdad sobre la masa de haitianos en Chile

 

bachelet-con-ninas-haitianas

No se puede hacer la vista gorda: los inmigrantes haitianos en Chile son prácticamente una invasión. Están por todos lados, pero, ¿qué hizo que esto sucediera? ¿Qué calidad de vida obtienen aquí? Y, ¿quién se beneficia realmente?

Algunos mejoraron su calidad de vida inmediatamente, apenas consiguieron un trabajo, pero eso es comparándola con la que tenían en Haití. No por eso, su día a día en Chile es digno. Ahora, ya sabíamos que antes de que el Estado -por misteriosas razones que no explica claramente-, haya abierto las puertas a miles de haitianos diariamente para entrar a nuestro país, existían aquí millones de personas viviendo en situaciones indignas.

Chilenos que no encuentran oportunidades en su propia nación, ven hoy cómo extranjeros pueden salir adelante en su territorio. Esta contradicción, no ha evitado que la ciudad capital -que ya estaba más que colapsada-, esté teniendo dificultades para recibir a tantos inmigrantes, sin ni siquiera saber por qué llegaron en primer lugar.

Mi intención no es cuestionar al inmigrante. Es lógico que todos nosotros, en el lugar de un haitiano sufriendo por desempleo y pobreza, nos iríamos al país que quisiera recibirnos. Mi objetivo es más bien analizar por qué Chile toma una política así de relevante, sin explicar las razones ni dimensionar las consecuencias. Es problemático dejar entrar, sin pregunta alguna, a miles de personas de un país completamente diferente y no prestar las soluciones a sus problemas. Eso va generando efectos en la sociedad, que aún no sabemos en qué derivarán.

Uno escucha distintas opiniones; chilenos felices, con discursos políticamente correctos relacionados con los derechos humanos y el rechazo al racismo, pero hay que hablar con altura de miras, es decir, ojalá el problema fuera solo el color de la piel. Al carajo con eso, estamos hablando aquí de un conflicto real y grave, no de tonterías pasadas de moda, que no caben en este siglo. Cada chileno debe comprender que deportar a alguien no es necesariamente violar los derechos humanos, ya que bien podría ser también proteger a la ciudadanía de diversas situaciones que se pueden dar, tras una desmedida e irresponsable apertura de las fronteras.

No se entiende. La prensa habla de miles de personas al día que llegan desde Haití a vivir en las calles de Chile, ¿cuál es la idea? Conversando con un amigo que trabaja en la Fuerzas Armadas, y estuvo en Haití como parte de la Misión de Paz a la que Chile se acopló, me abrí a la posibilidad de un motivo más bien oculto. Por un tema de relaciones exteriores, Chile toma esta decisión negligente y usa el discurso de derechos humanos -tan en boga actualmente- a su favor.

Hay que decir que Chile pone bastantes trabas a extranjeros de otros países, que a diario intentan ingresar a territorio nacional para buscar mejores oportunidades. Pero nada de eso para haitianos que pagan un pasaje de alto valor (alerta de negociado) para terminar comiendo migajas o compartiendo el arriendo de una pieza, con 20 otros compatriotas en barrios peligrosos y condiciones insalubres.

Pero hay más; los haitianos llegan a un país clasista y racista, es el legado de los españoles. Los mapuches no se dejaron dominar, pero las autoridades incluso trajeron alemanes en su minuto para generar mezclas, y hasta el día de hoy existe la discriminación, aunque no del nivel violento que se ha visto en países como Estados Unidos. Sin embargo es, de hecho, en ambos sentidos; por ejemplo yo soy blanca como la leche y de vez en cuando alguien que me pregunta por qué. ¿Por qué eres tan blanca? No debería serlo, si la mayoría de los chilenos son morenos.

Chile siempre ha deseado ser racista; ha querido angustiosamente sentirse algo diferente a lo que es. Lo tremendo, es que en medio de esa antigua ambición, llega una masa de personas negras como la noche, dejando a todo el mundo con la boca abierta, sin saber qué hacer. Por mientras, a los haitianos no les importa nada. Ellos hablan kreol por las calles y nos atienden en casi la mayoría de los servicios. Si se mira con distancia, hay cierta violencia en introducir a presión una cultura nueva, de modo poco natural y sin garantías de ningún tipo.

Lo que haitianos no saben, es que el chileno les teme. Arranca si debe exponerse demasiado a una persona de color, cree que puede sufrir algo, no sé, alguna cosa terrible o morir de arrebato. Siendo honestos, hasta ahora no hemos visto un mestizaje propiamente tal, un mezclarse con entusiasmo y compartir ambas culturas. Haitianos por su lado y chilenos por el suyo. Lo que sabemos, por cierto, es que ellos ocupan aquellos puestos de trabajo que ya pocos quieren tomar; repitiendo la historia de Europa. Uno tiene derecho a preguntarse si seremos la Francia de Sudamérica, un lugar que vivirá un choque cultural tan potente, que su propia política de inmigración se le vuelva en contra más adelante.

Ninguna de las personas, lideres de opinión o voces organizadas que defienden a los haitianos, puede hoy aventurar los efectos que esta verdadera estampida de extranjeros tendrá para nuestra sociedad. Una masa humana ingresando a un territorio nuevo, con costumbres y pasado diferentes.

Hoy, la mayoría de los chilenos aún está en la fase de defensa exagerada de la inmigración por razones humanitarias, pero hay que perder cuidado. Muy pronto llegaremos al punto en que todos, sin excepción, querremos entender qué pasó. Cuando veamos a haitianos que no encuentren opción mas que robar, porque no pueden sobrevivir con las condiciones que Chile ofrece, irán cayendo de a poco las preguntas.

¿Están siendo vendidas estas personas al Estado de Chile? ¿Qué es lo que está pasando en efecto, dentro de los círculos de toma de decisiones de Haití? Si ningún otro país está haciendo lo mismo, ¿por qué Chile? No hay reportaje de prensa que haya podido (querido) indagar todavía en la verdad sobre la masa de haitianos en Chile.

Pero pierda cuidado…Como todo, ya se sabrá.

 

 

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: