Tinder: el catálogo humano como fin del amor

tindernhs-640x359Lanzada en el 2012 y considerada una de las aplicaciones de citas más importantes del mercado digital, Tinder tiene hoy más de 50 millones de usuarios. Wikipedia la define así: aplicación geosocial que permite a los usuarios comunicarse con otras personas, con base en sus preferencias para charlar y concretar citas o encuentros.

El verdadero catálogo humano de perfiles a elección, con preferencia de ubicación y edad, te envía un mensaje cuando tú y otra persona se dan “me gusta” mutuamente, y te avisa que hubo un match (combinación o coincidencia). ¿Un match de qué?  De aprobar reunirse con esa persona para algo que, al menos en Chile, se ha reducido a básicamente un encuentro sexual por la noche.

Pero ¿qué tiene de malo el sexo casual? En principio nada de por sí, pero la revolución de Tinder a la hora de conocer pareja -para larga o corta data- ha contribuido a la objetización del otro, como alguien de quién obtener un uso, más que una instancia de encuentro real. Primero, porque el contacto inicial es siempre digital, agravando el problema de las nuevas generaciones, sobre su relación adictiva con las distintas pantallas y dispositivos, perdiendo la capacidad de compartir cara a cara. Pero, en segundo lugar, porque ya no se trata sobre lo que tú eres o puedas ser, sino sobre lo que pareces, en tu imagen, gustos, estilo de vida, etc.

Claro que la tecnología en sí no es dañina, siempre es sobre cómo la utilizamos. Si estamos interesados en sacar a alguien de una vitrina, podríamos estar cayendo en el capricho de que los demás cumplan mis expectativas y sirvan mis deseos, como forma hedonista e individualista de vida. Es cierto que hay parejas casadas que se han conocido en Tinder, y por supuesto, también lo es que muchas estadísticas les pronostican poco tiempo en ese matrimonio. Las razones estarían relacionadas con el escaso conocimiento de las verdaderas costumbres del otro, sus creencias y finalmente sus estándares éticos, todos factores muy relevantes para las relaciones duraderas, de todo tipo. Y es que solo las relaciones con tiempo y calidad de encuentro y escucha, logran crecer a verdaderas y significativas conexiones, aunque puedan o no ser de  largo plazo.

descargaTinder, que suena parecido a tender (tierno, en inglés), usa la imagen de una pequeña llama de fuego como símbolo de calor, y la palabra misma se  eligió porque tinder es la definición de un material seco, que se usa para encender el fuego en una fogata o chimenea, ya que se quema rápido. El juego es claro: salir, entusiasmarse y que pase lo que tenga que pasar. Pero Tinder no se hace cargo del valor de las relaciones entre personas, ni hace hincapié en prácticas como el respeto por el otro. Ni siquiera ofrece un listado de tips para el éxito de una cita, digamos como una práctica social, cuando eres una empresa que trabaja con personas. Simplemente hace correr el catálogo y no se responsabiliza por lo que pueda ocurrir.

Uno se pregunta, ¿dónde queda el verdadero amor? Quizás “amor”, a pasado a ser una palabra demasiado gastada, pero es inevitable pensar que aplicaciones como Tinder, con su masivo éxito global, vayan a hundir las esperanzas por mejorar las relaciones humanas. Reducir el encuentro solo a lo sexual, vitrinear como si conocer a un otro se trate de apenas un paso por su perfil virtual, y buscar una pareja de forma fácil y rápida, para suplir mis carencias o necesidades, y luego pasar a otra y a otra, suena a una receta para más soledad, más depresión y más violencia.

Tanto es así, que incluso quienes ya están en una relación, se preocupan de saber si su pareja está o no en Tinder. Como si uno tuviera que estar mirando qué hay en el aire, en vez de observar lo que se tiene al frente. La oferta se ve atractiva (nadie pone su pero foto en internet), por lo que se debe evaluar si me opción actual sigue siendo la mejor. Si no, la cambio, la desecho.

Las personas ya no somos seres que merezcan ser conocidos, desentrañados dignamente, vistos en nuestra complejidad, algo que por cierto toma tiempo, paciencia, compromiso y amor. Las personas ya no queremos amar, eso toma demasiado esfuerzo. Y construir un amor, toma aun más dedicación.

tinder-2La empresa se ha limitado a resolver problemas de orden práctico, como perfiles falsos y personas que ofrecen chats para adultos o envían links para sitios web relacionados al comercio sexual. Aunque siguen apareciendo este tipo de cuentas sospechosas, el compromiso de Tinder no es con el amor, es con la seguridad dentro de la misma aplicación, y punto. Pero incluso si es que alguien quisiera buscar en Tinder un perfil de dudosa reputación, podría hacerlo.

¿Para qué hacerse cargo del desafío más grande de la humanidad, que son las relaciones personales, si se puede comercializar con relaciones banales, superficiales, fáciles y hasta peligrosas?

Una amiga me contó que en Canadá pudo conocer a muchos hombres por Tinder, que todos se comportaron respetuosamente, y algunos de hecho solo buscaban amistad o alguien para salir a un concierto o pasear por un museo. Pero, cuando ella regresó a Chile, su primera salida por Tinder fue con un hombre que confesó ser un ex drogadicto. Salieron nuevamente y ella descubrió que tenía un hijo cuya pensión alimenticia no pagaba. Finalmente, se pudo dar cuenta que él solo quería a alguien para salir a un bar a tomar por horas, para no hacerlo solo, porque gracias a diversos desatinos, había perdido a su grupo de amigos. Cuando ella se excusó, el insistió. Luego ella dejó de hablarle, y él reaccionó violentamente, escribiéndole una serie de barbaridades.

Mi amiga me contó que estaba impactada de que las siguientes citas por Tinder hayan seguido de mal en peor. Y es que una plataforma digital de citas aguanta mucho. Y bueno, Chile no es Canadá.

 

 

 

Anuncios


Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: