Una visita al Museo de la Memoria

Polémicas aparte, el Museo de la Memoria vale la pena. Para todo tipo de posturas y creencias, es sin duda un espacio bien pensado, ordenado, con una cantidad relevante de información, en un recorrido que se logra apreciar por las muestras y testimonios de diversa índole.

Datos de prensa, fotografías familiares, cartas íntimas o restos de las pertenencias de algunos desaparecidos, entre otras cosas, conforman un museo que informa con respeto y sin odio o recriminación. Como los ánimos no estuvieron estos días para opinar a tontas y a locas al respecto, gracias a la polémica con el renunciado Ministro de Cultura, Mauricio Rojas, pensé que mucho más interesante que revisar sus declaraciones -hechas por él durante el 2015 (referidas a que este museo es un montaje)-, era ir al lugar y formarme una opinión.

Claro está; no hay nada ahí demasiado nuevo o que la mayoría de las personas no haya escuchado a estas alturas, pero nunca es lo mismo leerlo o escucharlo de lejos, que estar en un lugar que reúne imágenes, videos y testimonios absolutamente reales, que transmiten la más cercana dimensión de los hechos y sus consecuencias. Vivir el ambiente que se generó aquel 11 de septiembre de 1973 en Chile, principalmente para la generaciones más jóvenes, cobra relevancia tanto desde el punto de vista de la información, como desde la emoción y empatía ante el aspecto humano del conflicto.

Los derechos humanos violentados dejan en evidencia que la historia no pasa en vano, y que para entender el presente siempre es un aporte echar una mirada al pasado. En lo personal, más que conmoverme, el espacio consiguió invitarme a una mirada más aguda con respecto a los detalles, de lo que se pudo sentir para las distintas personas experimentar sucesos tan violentos y marcadores. La fragilidad de un país, de una vida, el poder de una convicción, el umbral de los límites del ser humano.

Me pregunté ¿cuándo, por qué, somos capaces de creer que es indispensable hacernos esto? Sin tener posturas políticas, salí de ahí con una idea previa que cobró más potencia: todavía en el mundo justificamos el horror. Creo que este museo es necesario, pero debo respetar a quienes puedan encontrar en él medias verdades. ¿Quién es dueño de la verdad? ¿Dueño de saber cuánto dolor siente una madre que no encuentra a su hijo? ¿Dueño de juzgar que la historia de otra persona, pueda ser más cercana o lejana a la realidad?

La experiencia de una víctima debe ser respetada, en su relato íntimamente subjetivo, para que todos en una sociedad tengan espacio. Que yo le crea por completo o no, pasa a ser secundario si considero que al darle un lugar, bajo las barreras que nos separan. Se termina el problema y podemos coexistir. Al final del día, en mi entorno quiero un ambiente sereno, donde todos puedan ser lo que son. Debe ser que a mis treinta y tantos años, y sin haber vivido directamente aquella época, lo que me importa no es la verdad, es la paz.

Visitar el Museo de la Memoria me regaló la opción de escuchar de cerca y sin prejuicios, no para formar parte de algún polo extremo, sino para aprender más sobre lo que somos, lo que podemos ser y lo que merece ser cuidado en el día a día. La historia nos nutre y forma, pero no si la vemos como verdadera o falsa, sino por el valor de sus enseñanzas, sus caras, ángulos y su eco en nuestra vida actual.

Este puede ser un panorama familiar (con excepción de ciertos pasillos, donde se advierte del calibre de las muestra), es gratuito, bien organizado en cuatro pisos, de fácil llegada en metro y cuenta con estacionamientos pagados. Para saber de lo que se habla, no se lo pierda.

Galería:

 

Anuncios


Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: