Kramer en vivo: risa terapéutica

IVANbannerQue se iba a radicar en Estados Unidos, que el Festival de Viña era su último show en Chile, y que lo perderíamos para siempre fue algo de lo que se escuchó en la prensa la ultima vez que se habló sobre Stefan Kramer. Por eso me llamó la atención que, estando en la Quinta Región durante estos días feriados, me topara con su show “Autoayuda” en el Enjoy de Viña.

Me pareció imperdible poder apreciar en vivo su histrionismo y creatividad actoral, asique partí a comprar entradas. Lamentablemente casi todas estaban vendidas -y eso que eran tres días de función-, por lo que no quedé en un asiento muy privilegiado, sin embargo el ánimo no me cambió.

Kramer comienza inmediatamente con un ritmo contagioso y sin importar donde quedes (había pantalla gigante, en todo caso), podías escuchar bien y seguirlo fácilmente. En mi caso, tiendo a reír demasiado fuerte, por lo que no me resulta cómodo estar en las primeras filas, llamando demasiado la atención. Me cohíbo. Un poco más atrás, puedo soltar las más escandalosas carcajadas, incluso ponerme a llorar y todo me da igual. Por culpa de Kramer, el señor de adelante mio debe haber quedado sordo, porque me reí a gritos de principio a fin.

La historia que contó esta vez (siempre hila su discurso con alguna historia familiar), estaba relacionada con la búsqueda de la felicidad y justamente con su supuesto viaje a U.S.A., con miras a la internacionalización de su carrera. Por lo tanto, calzaba perfecto subir al columpio al actor chileno radicado en Estados Unidos, Cristián De La Fuente, uno de los artistas más guapos que ha tenido nuestro país. De la Fuente fue el eje de los acontecimientos, tan cotidianos como divertidos, que el supuesto Kramer real, debe vivir junto a sus simpáticos hijos y paciente señora.

Uno no se da cuenta, cuando este artista mete entremedio todo tipo de personajes, que se mezclan en la trama relatada y quedan resonando por varios días en la cabeza de los espectadores. La Dra. Polo, Donald Trump o Ricky Martin son algunos de los nombres más globales, que le permitirían a un humorista como Kramer irse fuera de Chile, pero lo que más se disfruta es la imitación de los famosos locales, que por supuesto la gente relaciona con su día a día, como el futbolista Alexis Sánchez y la psicóloga Pilar Sordo, entre muchos otros.

foto_0000000220180223093826Es cierto que algunos chistes los repite, yo había escuchado ciertas imitaciones de cantantes en la TV y hasta en el Festival de Viña, pero si lo hace con gracia, no tengo problema en que lo repita mil veces. No me siento en el teatro a exigirle al artista que cumpla alguna expectativa, simplemente le presto atención, activo mis orejas y pongo mis sentido solo en él, para disfrutar y dejarme llevar. Así, es imposible no ver en alguien como Stefan Kramer una estrella mundial.

Antes de llegar al show estuve un par de días con dolor de cabeza, alergia y un poco de color rojo en los ojos. El doctor me dijo que era cansancio o estrés y que mis anteojos estaban OK, pero me di cuenta que después de una hora y media de reírme sin parar, podía empezar a creer que no hay nada que Kramer no sane. El humor es así, los griegos lo sabían. Por eso construyeron esos enormes teatros, donde se comenzó con la risoterapia como puntapié de lo que pasaría a ser el teatro clásico.

Otra cosa es que con el tiempo, el circo se convirtiera en una herramienta de distracción para que los políticos pudieran esconder sus fechorías, distrayendo a los ciudadanos. El humor es necesario en su justa medida, para cruzar la vida y no para evadirse o anestesiarse como hábito. De hecho, una persona que carece de humor, tiende a provocar desconfianza y violencia. No es necesario caer en extremos y cegarnos, negando los problemas con bromas constantes y vacías. Hay que aprender a desarrollar el humor, como se hace con todo el resto de las habilidades humanas.

En Chile cuesta encontrar personas relajadas, sueltas para conversar con algo de humor blanco y sin mala leche. En las reuniones sociales estamos tensos, pendientes del qué dirán, cansados y desconectados del momento presente. La charla amena es cada día más escasa. Y aunque uno no espera encontrarse con el talento de un Kramer en una junta cualquiera, yo siempre agradezco cuando alguien saca sonrisas y busca generar buena onda con los demás. Uno mismo debe tratar de ser un poco más ese tipo de persona; grata, alegre, liviana para tocar cualquier tema, sin juicio ni resentimiento.

Lo que más destaco del show de Kramer -además del escaso uso de garabatos innecesarios-, es el impecable manejo de los tiempos, de la respiración, los movimientos y la voz. Se nota un profesionalismo completo, empezando la función a la hora y desplegando sobre el escenario sencillos apoyos, de música y video. Más que risa, creo que lo que más me produce, es asombro por su seguridad y elegancia, siempre pulcro en todo sentido.

Es importante decir que la entrada no era cara y que valió completamente la pena. Bien por Kramer, que sin ser usurero, le quita las dolencias más comunes a las personas como yo, con su entretenido humor. Además, si bien este espectáculo no estará en U.S.A., sí será presentado en Argentina y Uruguay. ¡Vamos por esa internacionalización!

 

Anuncios


Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: