Constelaciones familiares: la importancia del árbol, el pasado y la historia

Las personas tenemos una psicología que funciona de modos tan misteriosos, como interesantes. Muchas veces, adoptamos patrones inconscientes o quedamos atrapados en estructuras familiares que no logramos descifrar. Nuestro árbol familiar, no le es indiferente a nuestro ser integral, o así lo postulan las constelaciones familiares.

La memoria guarda y replica situaciones familiares, hasta que alguien dentro de la genealogía rompe conscientemente la dinámica, liberando a los que seguirán. Hay esquemas afectivos y cognitivos que influyen en nuestras vidas y muchas veces nos causan sufrimiento o enfermedad. Si bien hoy muchos consideran dentro de las llamadas terapias alternativas, ciertos modos de sanación que están fuera de lo que ocurriría en un hospital occidental, aun falta para que la mayoría quiera incorporar prácticas diferentes para complementar los tratamientos y, así, obtener mejores resultados.

Había leído un poco sobre las constelaciones familiares y hace un tiempo participé de un taller grupal, para ver de qué se trataba. La sesión consistía en adoptar a un miembro familiar de otra persona, personificándolo, de modo que el otro pueda ver en mí lo que ese familiar debe mostrarle. Yo fui la madre de una chica muy joven que estaba presente, y luego un señor de edad fue mi padre. Me pareció interesante como ejercicio teatral; la representación es inherente al ser humano.

Sin embargo, sentí que no pude llevarme toda la experiencia, fue como si me faltara algo más que solo ser el familiar de otro, o ver en otro a un familiar mío. Así fue como una vez que nos obligaron al encierro covid, decidí tener una sesión online con una persona que se dedica a guiar constelaciones familiares con fines terapéuticos.

Apenas acordamos que yo pondría cada nombre de mis familiares en un papelito, y debía situarlos frente a mí como mi árbol genealógico, comenzó a temblar. En Chile es normal que tiemble una vez al mes prácticamente, pero a mi constelador le pareció una señal de algo más. Como si algún ancestro hubiera querido hacerse presente.

Comenzamos por repasar información que yo pudiera brindar sobre mi familia de origen; ¿hay muertes? ¿Abortos? ¿Accidentes? ¿Migrantes? ¿Guerras? ¿Enfermedades mentales? ¿Traumas? ¿Abandonos? Todo eso es parte de la propia historia, independiente de que lo haya vivido yo, o no.

Seguramente muchos sienten que crecieron en una familia disfuncional -o quizás en una que parecía un verdadero psiquiátrico-, pero lo cierto es que más allá de lo bueno o lo malo, cualquier cosa sucedida no es más que la vida misma. Con sus altos y bajos, vueltas y enredos. Todo lo cual nos toca hoy sobrellevar y resolver, de modo de encontrar nuestro equilibrio.

En un punto de la conversación, el constelador me hizo ver que un abuelo mío que no conocí, había dejado su país y continente, tomado un barco y cruzado el océano cuando eso era más peligroso que ahora, y apostando por una mejor vida. Dejó familia y patria atrás, y siendo muy joven logró establecerse y obtener éxito lejos. Eso lo había sumido en el alcoholismo. ¿Por qué? Sin ser simplistas -hay muchas razones para este tipo de cosas-, él sentía culpa por su bienestar. Por haber logrado esta hazaña gigante, mientras otros aun sufrían en su país, enfrentando cosas tan horribles como una guerra. Tomar alcohol, pudo haber sido el único modo de vivir con ese peso en el alma.

Así, fuimos pasando por distintos miembros familiares y pude ver cómo, en ciertos casos, yo esta supliendo carencias o asumiendo responsabilidades que no me correspondían. Es revelador considerar que quizás en diferentes aspectos, estamos actuando en automático, de acuerdo a nuestra historia y la de nuestros ancestros.

Fue muy lindo poder reconocer los esfuerzos en la vida de todas las personas que me antecedieron, sus errores y aciertos, para que finalmente yo pudiera estar aquí y ser así, como soy, y estar viviendo esta realidad.

Todas las personas que se encontraron, que tomaron las decisiones que tomaron y que eran como fueron, están detrás mío, respaldándome. De un modo u otro, sentí que todo encajaba y tomaba una dirección. En la historia de una sola persona, pueden encontrarse tantas contradicciones, sinsentidos y pesares, pero todo puede aportar a tener conciencia de que cada acción tuvo una reacción y que somos responsables de evolucionar, pulirnos y ser cada vez mejores, para nosotros y los que vendrán.

Yo no conozco muchos detalles sobre la vida de mis ancestros, porque en mi familia de origen a nadie le gusta mucho hablar. Pero bastó con lo que sabía para sentir un deseo profundo de disfrutar mi vida en homenaje a ellos. Quise perdonar cualquier error y agradecer tantos esfuerzos y sufrimientos que cada uno tuvo que enfrentar. Muchas de las cosas que ellos tuvieron que hacer, yo hoy soy libre de no hacerlas, y ese es el avance, la recompensa.

El dolor de otros, no debe ser en vano. Tampoco sus triunfos. Todo lo bueno nos constituye en nuestras virtudes y oportunidades. Hay que darle un lugar a la historia familiar, un mérito, sin juicio ni crítica; cada quien hizo lo que pudo en su momento.

Esa paz que sentí durante todo el proceso con el constelador, es muy valiosa. Te da permiso para seguir adelante. Que lindo es mirar atrás y comprender que nadie es malo o bueno enteramente, sino solo personas viviendo igual que nosotros. Sentir compasión por eso, es un alivio y se siente apropiado.

Para cerrar, repetimos algunas frases de agradecimiento a todos los miembros familiares y las vidas e historias, todas únicas y conmovedoras. Mirar hacia atrás nos ayuda a mirarnos. Ver todo lo que tuvo que pasar, para que nosotros estemos aquí, es simplemente inspirador.

La tarea es reconocer esas vidas que nos antecedieron, pero no hacerlas nuestra propia vida. Tenemos una vida que es solo nuestra, es nuestro deber ser nosotros mismos y celebrarlo.



Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: