Pedro Pascal: demasiado para nuestros corazones

Llegó a chile a inicios de mayo, gracias a un comercial para la Viña Concha y Toro, aprovechó de visitar a su familia después de lo cual se fue hace pocos días rumbo a Canadá, a grabar “The last of us”, para HBO. Ya estábamos extrañándolo tanto, pero lo acabamos de ver de nuevo hoy, en video, agradeciendo el Copihue de Oro que le otorgó el diario La cuarta (mejor actor de la década).

Pedro Pascal es perfecto. Es la dulzura justa, el talento innato, el tono de voz de un ángel, la cercanía, el chiste, la alegría y el atractivo masculino más grande del planeta. Es…difícil de explicar realmente. El actor chileno-estadounidense, de 46 años, es casi demasiado para nuestros corazones.

Después de Games of Thrones, Narcos, The Mandalorian y otras súper producciones, nos ha enamorado sin vuelta atrás. Francamente, escucharlo tratar de hablar en chileno con un acento adorable, es imposible de resistir. Pascal tiene ese no se qué, que lo llevó a ser la estrella más popular del mundo, según el sitio IMDb. Y en plena pandemia.

Su sueño es trabajar con Almodóvar, su familia es lo que más ama, tiene perros, es alérgico a los gatos, usa anteojos a veces, ha tenido algunas novias actrices, pero hoy estaría soltero. Se especula que es gay, pero en realidad mantiene un bajo perfil al respecto. Su hermana menor, Lux Pascal -previamente conocida como Lucas Balmaceda, antes de su transición-, también es actriz y tiene una especial conexión con él; los dos artistas de la familia.

Su historia de vida tiene todos los componentes imaginables. Salió de Chile con 9 meses, refugiado con su familia a Dinamarca a raíz del golpe militar, debido a que el primo de su madre estaba directamente relacionado con el MIR. Allá vivió un año hasta radicarse en U.S.A., primero en Texas y luego en California. Ahí creció, estudió y luego vivió en New York para ser actor, mientras su familia regresó a Chile, en medio de un enredo legal por el trabajo del padre de Pedro, que es doctor y trabajaba en una clínica de fertilidad.

Pascal nunca dejó de visitar el país, pasando veranos en diferentes lugares, como Quintero y Pucón, compartiendo con primos y tíos.

Después de muchos años siendo mesero y a la vez tomando todos lo papeles que pudo, tanto en TV como en teatro, un día cualquiera se topó con un guión interesante. En realidad, Pedro contó haber robado la parte que lo llevaría al estrellato. Esto habría sucedido mientras era mentor de un estudiante de teatro que se preparaba para audicionar para un papel en la temporada 4 de Games of Thrones. Pedro debía ayudarlo a conseguir el papel, pero en vez decidió grabar una audición en video y pasarla por medio de una amiga al productor de la exitosa serie.

La historia es tan insólita, como mágica. Desde luego, al ver el talento de Pascal, solo pasaron unas semanas hasta que los productores lo subieran arriba de un avión rumbo a grabar las escenas que cambiarían su destino. Si bien había tenido participaciones menores en producciones conocidas, esta vez todo sería diferente. El personaje y su desempeño en él, más el nivel mundial de seguidores de la serie, le abrieron las siguientes puertas.

Para José Pedro Balmaceda Pascal -ese es su nombre completo, y está relacionado con la familia del Presidente chileno José Manuel Balmaceda-, haber crecido fuera de Chile, con afición a las películas y la lectura, sintiendo el desarraigo a pesar de haberse ido muy pequeño, y pasando por periodos de cierta soledad en la etapa escolar, parece haber desarrollado en él una sensibilidad especial. En un actor se puede apreciar ese tacto, esa medida de cada cosa. Debe ser difícil manejar de la mejor manera ese poder de cautivar a otros.

También, Pedro lleva con él un dolor muy grande por la pérdida de su madre, hace aproximadamente 20 años, lamentablemente por suicidio. Ella ya estaba de vuelta en Chile, pero él había decidido quedarse para conseguir su sueño en Estados Unidos. Quién sabe, quizás eso también lo convierte en el artista que es hoy. Pascal lleva el apellido de su madre como homenaje y también porque llegado un momento le era mucho más fácil ser recordado como Pascal que como Balmaceda en gringolandia.

Para lo chilenos siempre es impresionante ver a un compatriota triunfar en el extranjero; Chile es un lugar donde brillar es más bien castigado. Si bien Pascal ha dicho que guarda hermosos momentos vividos en Chile, es altamente probable que de haber crecido aquí nunca podríamos apreciar sus virtudes. Para ser Pedro Pascal, no puedes hacerte en un lugar como Chile, pero de algún modo contradictorio, seguramente no hay ningún otro lugar donde se le quiera más.

Verlo en pantalla es una delicia, inesperada y segura a la vez. Pedro cuenta con la belleza externa pero también con esa belleza interna indescriptible, incluso en papeles donde literalmente no habla. Uno de esos casos es el video clip de la canción Fire meets gasoline, de Sia. Si no lo han visto, tomen aire.

Durante su estadía en Chile, se sacó fotos en el aeropuerto, mandó saludos a un niño enfermo en un video, grabó el comercial que lo trajo al país, dio un par de entrevistas para noticieros, apareció en las redes sociales del pololo de su hermana Lux, hizo un breve video en apoyo a la Defensoría de la niñez, estuvo en una conversación online con su colega actor, David Duchovny, y una vez habiendo dejado el país se enteró que había ganado el Copihue de oro como mejor actor de la década.

En estos días, también estuvo envuelto en una polémica por haberle dado un like en instagram a su amiga judía, la actriz Gal Gadot, compañera de elenco en la película Wonder Woman 1984, donde ella hablaba del conflicto en Medio Oriente, que hace poco cobró mayor violencia. Los fans pro Palestina consideraron que era un acto poco empático con las víctimas del conflicto.

Durante las últimas elecciones, un votante chileno no pudo aguantarse y fue a las urnas con el casco del Mandalorian, apareciendo en todas las noticias. Bueno, hubo muchas personas que en realidad no guardaron la compostura, con memes tan divertidos como irrespetuosos, ofreciendo a Pedro desde matrimonio hasta cosas más rebuscadas.

Todos los papeles de Pedro han sido siempre memorables, y su rol en “The last of us”, como Joel, seguramente no pasará inadvertido; la historia cuenta una pandemia mundial. Por un virus.

Paren todo, Pedro Pascal está en Chile”, decía Twitter como trendic topic, el día que arribó. Y ahora que ya no está, paren todo otra vez. Que nuestros corazones no pueden soportar su partida.



Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: