Defensa personal: Krav maga

Estaba un día en mi trabajo, cuando un colega me habló del Krav Maga, el sistema de defensa personal conocido por su uso en el Ejército israelí. Siempre quise aprender autodefensa y pensé que si alguien en el mundo sabe de tácticas, ese es Israel, un Estado que vive en guerra permanente. Polémicas aparte, me habían quedado las ganas desde los 3 o 4 años, cuando debía acompañar a mis hermanos mayores a clases de kárate, pero permanecía sentada desde la banca. Mientras ellos aprendían, yo esperaba y miraba, ya que mi padre ni siquiera consideró que eso le podía interesar a una niña.

A mí me metió a clases de danza y me gustaba, pero las artes marciales tienen un trasfondo profundo, espiritual casi, tipo samurái, que parecía atractivo. En todo caso, no estaba preparada. Pasaron los años y después de la película Kung Fu Panda, probé una clase de Kung Fu que, tal y como me esperaba, iba mucho más allá de solo defensa personal. Ahí me di cuenta que yo quería algo práctico. Ya había visto Karate Kid hace muchos año, ambas películas. Y la serie Cobra Kai. Mi desarrollo espiritual iba por otro lado. Deseaba herramientas útiles.

Entonces, en marzo -y cuando de pronto, en vez de avanzar en esta crisis global, en Chile se anunció que todo volvía a retroceder-, leí un artículo sobre autodefensa femenina. Hablaba sobre que el Krav Maga era la técnica más efectiva y eficiente del ámbito civil, con sus sistema “Stay away”, que busca principalmente cuatro cosas: defensa, atacar rápida y fuertemente, desenganchar y escanear el entorno para huir.

Últimamente muchas mujeres la estaban aprendiendo a raíz de la delincuencia, la inseguridad en las calles y -cosa gravísima- la violencia en los propios hogares. Durante plena pandemia el 2020, la violencia intrafamiliar explotó. Un estudio de la corporación Miles, concluyó que 1 de cada 3 mujeres confesó ser víctima de violencia. El Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, por su parte, informó un alza del 300% en los llamados de auxilio durante el 2020, con casi 5 mil llamados.

Estar en esa situación no era mi caso, afortunadamente, pero son cifras que alarman. Según ONU Mujeres, una de cada 3 mujeres en el mundo sufre de violencia, y en gran parte son las parejas los victimarios. El año pasado 243 millones de mujeres y niñas sufrieron agresión física o sexual. En Chile, se han registrado casi 600 femicidios en los últimos en los últimos 10 años, pero todos los expertos coinciden que la cifra puede duplicarse o triplicarse, ya que los estudios indican que en la mayoría de los casos no se hacen las denuncias que permiten la cuantificación. Las razones para no hacerlo, son relativas al profundo trauma de revivir la experiencia.

Es lamentable, pero estamos en una época donde las mujeres queremos dejar de ser víctimas y prepararnos para el mundo, sea este como sea. Las técnicas del Krav Maga se basan en las reacciones naturales e instintivas que realizamos frente a un ataque físico violento, usando habilidades de motricidad, donde se usan puntos de presión y dolor del adversario para detener rápidamente la agresión y dejar a este fuera de combate.

No se necesita ser un atleta, ni tener conocimientos previos. La idea es aprender a defenderse, ya sea ante un arma de fuego o arma blanca, y ataques como golpes o estrangulamiento, incluso si nos han reducido y estamos en el suelo.

Lógicamente, no se busca atacar, sino salvarse y salvar a otros si es posible. Mi experiencia fue con la Academia de Defensa Personal 360, a cargo de Roberto González. La clase partió con ejercicios de alta intensidad y luego pasamos a técnicas, con simulación de casos. Los ejercicios se aprenden en velocidad lenta -como el taichí- para adquirir la técnica, y luego deben aplicarse en un ritmo real, rápido, como si estuviéramos bajo ataque y sin tiempo para dudar.

La violencia te puede atacar independiente de quién seas y donde estés, entonces debes llevar contigo la confianza de estar preparada. Una sola clase puede ser muy motivante; puedes aprender a estar en guardia, bloquear el ataque de un cuchillo con el antebrazo, o golpear con la parte baja del puño en un lugar estratégico, !martilllo, martillo! Puedes hacer una llave y provocar que el victimario cambie de parecer.

Me sentí muy en control, a pesar de saber que no soy una experta. No se trata de prepararse para un torneo, sino de ir por la calle o en el metro con una sensación de seguridad, que es grata, que se siente justa. Sensación que muchas mujeres no conocen.

El objetivo es ir afinando la respuesta en cada simulación de ataque, con el fin de evaluar cada vez mejor la situación de defensa, sin que el miedo te paralice. Terminamos la clase diciendo “Kida”, en señal de respeto por la enseñanza.

Me parece que tener la tranquilidad de que, hasta cierto punto, estás en control de tu protección y seguridad, es construir un nuevo autoestima. Sabemos que en caso de ataque, no es solo el ataque mismo el problema, sino la herida psicológica del suceso violento, la que nos perseguirá.

Si ya tienes las herramientas -y ojalá nunca tengas que usarlas-, ya no estás a merced de otro, creyendo que está todo perdido. Si bien es muy común escuchar a autoridades en seguridad decir que uno no debe defenderse, que uno debe entregar todo y no pelear con un atacante, esa idea es tanto más frustrante como el ataque mismo. Es por eso que un entrenamiento para evaluar en segundos una situación violenta, es tan relevante. Si alguien solo quiere mi teléfono, y tengo mucho más que perder, quizás voy a entregarlo, pero si alguien quiere dañarme mas allá, tengo la opción de impedirlo.

En ese sentido, ese autocuidado es nuestro derecho y se siente absolutamente correcto. Debería ser enseñado incluso dentro de la educación formal, escolar, para todos. Así, nos tendremos a nosotras mismas en caso de necesitarlo, y si logramos aprender Krav Maga, eso puede ser más que suficiente.

Web: https://defensapersonal360.cl/

Contacto: roberto.gonzalez@defensapersonal360.cl

*Clases online y pronto en un parque por confirmar.



Categorías:Notas y Entrevistas

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: