Una nuevo apartheid

Apartheid sanitario es un término que está sonando en todo el mundo hoy, en un momento donde Europa se llena de gente en las calles, protestando por el pasaporte sanitario o pasaporte verde. Inglaterra, Francia, Irlanda, Grecia, y por su parte Australia y otros. Son muchas las personas que no ven con buenos ojos restricciones solo para las personas que no estén vacunadas.

Un apartheid es por definición es la segregación de un grupo humano por razones étnicas, culturales o sociales. Ejemplos hemos vistos muchos en el mundo, pero ahora se suma una nueva razón: la sanitaria. Si te inyectas un experimento o no (es un hecho que todas las vacunas covid se encuentran en la fase 3 de su estudio y no están aprobadas).

Orwell lo anunció en “1984”.

La presión mediática y social para vacunarse, de la marca de vacuna que sea, es potente. El ministro de Salud de Chile, Enrique Paris, llamó a los no vacunados “armas biológicas”, deshumanizándolos de un modo agresivo e insólito. El ex ministro de salud, Jaime Mañalich (que tuvo que dejar el cargo el año pasado, en medio de un escándalo por conteo de cifras) dijo que la variante Delta es “una forma de epidemia de los no vacunados”. El ataque es evidente y la creación de ciudadanos de segunda clase es ahora global.

El punto es que no es legal, todo es impuesto. Y si bien se veía venir, no deja de ser impactante; desde el 15 de julio en Chile hay cosas que no puedes hacer si no te sometes a una vacuna; desde sentarte a comer en un lugar, hasta viajar. Lo más sorprendente es que una gruesa parte de la población está de acuerdo y no se abren a ninguna otra posibilidad ante este virus; no creen en la prevención, no creen en el fortalecimiento del sistema inmunitario, no creen en la inmunidad natural y no creen en el tratamiento temprano. Existen muchos pasos antes de meter un tubo por la tráquea de una persona, pero de eso no se habla. Incluso se censura a quien quiera discutirlo, médicos incluídos.

Básicamente, la mayoría cree en una sola decisión: vacunarse o entubarse, lo cual desde luego es una falacia (además, cuándo la mayoría ha tenido la razón). Y se puede culpar a las autoridades por instaurarla, por comunicar de ese modo las cosas, haciendo vista gorda a la verdad y a la ciencia en una actitud dictatorial y profundamente anti ética.

¿Quién mira a quién? Todo lo que hacemos está registrado.

Obviamente no es casual que así lo hagan. “Divide para gobernar”, dijo Maquiavelo; pronto veremos por todas partes carteles que digan: “solo vacunados”. Y la masa irreflexiva estará de acuerdo. No verán en aquello nada raro.

Yo tomos clases de distintas actividades, y esta semana recibí la información de que desde el lunes debo presentar un código QR o pase de vacunación. De lo contrario, no puedo asistir. Yo sospechaba hace un tiempo que así sería, pero recibir la información real fue un impacto. Un aviso: desde ahora todo será así.

Esta verdadera distopía fue anunciada por distintos autores como Orwell, Huxley o Bradbury -los escritores han sido los profetas de la historia-, donde un solo tipo de pensamiento es el único válido. Llevamos 17 meses sin la posibilidad de un debate científico, sin cuestionamiento a las medidas draconianas que ha tomado la autoridad política, sin autopsias para conocer las verdaderas causas de muertes, sin poder mover un dedo sin quedar registrados y sin libertad; el derecho humano más básico.

Y ahora, sin chance de poder elegir sobre nuestros cuerpos, nuestra salud y cómo enfrentar un virus. Estamos generando ciudadanos paria, leprosos, y ¿nadie dice nada? Llevo 17 meses en desacuerdo con todo lo que se ha hecho, pero es lo que comienza ahora lo que más me temía. Esto era lo que se buscaba; la meta final era un nuevo tipo de vida sometida a una dictadura ofrecida de tal modo, que la mayoría la apruebe. Sin balas, sin tanques. Era la guerra que le tocaba a mi generación.

Qué ingenua no haberla visto venir.

Hoy hay elecciones primarias en Chile y para ir votar el virus no contagia, para votar por algún político corrupto y codicioso pueden ir todos, vacunados o no.



Categorías:Columnas

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: