Prevención y tratamiento temprano

Existe un protocolo covid que las autoridades siguen omitiendo, casi 3 años después. Su negligencia no tiene límites; han jugado con nuestra salud y vida sin piedad y el tiempo los juzgará, sin ningún lugar a dudas. Por ahora, parece relevante repetir ciertos consejos que todos se pasan por grupos de WhatsApp sin atreverse a validar de una buena vez.

Tanto para prevenir, como para tratar a tiempo un cuadro respiratorio, es relevante que hablemos de nuestro estilo de vida y los consejos que nos negaron.

Nunca un tubo por la garganta puede ser la solución única a nada. Ni nunca falleció alguien que tuviera una salud robusta para darle ejercicio a su sistema inmune. Por los que sufrieron el maltrato del sistema y por los que ya no están, debemos informarnos y enfrentar bien cualquier variante y sus síntomas.

Prevenir:

-Dormir 8 horas. Se vive de día, cualquier otra cosa está destinada al fracaso.

-Realizar alguna actividad física: cualquiera, caminar 45 minutos también hace la diferencia.

-Tener un pasatiempo: disfrutar, sin importar lo que pase. Si el mundo estalla, vuelve a recordar que todo puede tener un lado bueno.

-Evitar el estrés: tiene que ver con planificar, evitar situaciones o personas que sacan lo peor de ti, sonreír más, construir relaciones de calidad y encontrar sentido y propósito en las pequeñas cosas.

-Aprender a comer: desarrollar un hábito de alimentación variada, integral y orgánica, con carnes de libre pastoreo, suplementos, controles de salud y escuchando las señales del cuerpo, sin excusa.

Averiguar sobre la dieta keto, el ayuno intermitente y eliminar azúcar, gluten, alcohol y todo tipo de hábitos nocivos.

-Aire libre y sol: 15 minutos al día, ojalá con los antebrazos al aire o cualquier zona del cuerpo que esté mas pálida y que pase menor tiempo al aire libre. Un rato al día de tomar aire fresco, sentir el viento en la piel, idealmente andar descalza y en contacto con la naturaleza (sin pantalla y sin preocupaciones).

Tratamiento temprano:

Aquí se pone interesante la cosa. Debido al mar de desinformación, hay que ir un poco más allá de la miel y el limón hoy, cuando vemos asomarse un cuadro respiratorio. Yo estuve desde mediados del 2019 sin enfermedad alguna, hasta que a fin de este año caí. Y no fue divertido. Después de todo lo que ha pasado, la frustración era inevitable. Pero había podido leer y estudiar diferentes acercamientos al tema, sobretodo de expertos diversos y con puntos de vista conservadores y preventivos, y eso me sirvió mucho a la hora de tomar decisiones.

La autoridad sanitaria hubiera preferido que llegara a Urgencias en pánico, temerosa, decaída y entregándome al sistema, pero no es lo que ha estado funcionando. He aquí todo lo que se puede hacer de forma oportuna para evitar caer en el cuestionable protocolo covid del Minsal:

-Zinc: requerido para la síntesis y maduración de las células inmunes.

-Magnesio: necesario para el metabolismo de la energía celular, por lo que es fundamental para las necesidades energéticas de mantener bien el sistema inmune.

-Vitamina D: la mayoría de la gente que enfermó en un nivel grave, tenía este valor por debajo de lo normal. Lógicamente, al haber estado encerrados, eso jugó en contra de la salud (y no a favor, como insisten en decir las autoridades sanitarias).

-Vitamina complejo B: es la clásica inyección de neurobionta (u otras marcas), ayuda a formar glóbulos rojos, extraer los nutrientes de los alimentos y hacer funcionar bien los órganos.

-Probióticos: no pierdas tu tiempo y dinero en mezclas que no cumplen con el tipo de bacteria y en la cantidad apropiada. Debes encontrar bacterias lo más similares posibles a las que encontramos originalmente en la madre a la hora del parto (derivados de lactobacilus y bifidobacterias) y asegurarte de que el proveedor sabe hacer mezclas de bacterias que trabajen bien juntas, todas en una concentración de 10UFC o más.

Lamentablemente aun no tenemos a disposición de todos los estudios sobre qué bacterias son mejores para qué personas. En esto, es ensayo y error. Pero lo bueno es que el daño no es grande si te equivocas de suplemento. Ojo que muchas veces el estómago reacciona a la mezcla que se genera entre las bacterias que tomas y las que ya tienes en tu intestino, que suelen ser malas. Pero, al segundo día eso puede ir mejorando.

-Caldo de huesos: conocido como el levanta muertos. Receta antigua, ojalá con huesos de animales de libre pastoreo (que recibieron sol), es un aporte invaluable para tu intestino y lo mantendrá sano y listo para la guerra.

-Cardiomariano: protege el hígado.

-Melatonina: antioxidante.

-Zeolita: elimina metales pesados y neutraliza radiaciones.

-Glutatión: protege las células de la oxidación.

-Ivermectina: un doctor deberá determinar si corresponde un antibiótico para tratar una bacteria en un cuadro respiratorio, si basta un iboprufeno, o si es mejor evitar el paracetamol, etc., pero el uso de ivermectina dio resultados positivos durante estos años, aunque las autoridades no lo hayan querido informar.

Es relevante pedir que te hagan el test de sangre Dimero D, que mide si hay coagulación en la sangre. Desde ahí es más simple decidir el tratamiento.

-Vitamina c liposomal: anitoxidante y antihistaminica.

-Quercetina: inmunomodulador y antimicrobiano.

-Agua mineral: traen minerales muy importantes para estar siempre bien hidratados, leer las etiquetas, deben venir de fuentes identificables donde son envasadas.

-NAC o acetilcisteina: antioxidante que ayuda a deshacer las flemas y secreciones.

-Usar un oxímetro: medir la saturación de oxígeno en la sangre. Si todos hubieran tenido uno en casa, la situación en los hospitales habría sido mucho más ordenada. De nuevo, las autoridades callaron.

Con respecto a las vitaminas, la única manera de saber si hay deficiencias es con simples exámenes de sangre que nos indican nuestros niveles. Es relevante monitorear nuestra salud siempre y no esperar a que algo nos pille mal.

Con respecto a las inyecciones covid, es muy relevante recordar que todas han sido autorizadas por emergencia y no aprobadas científicamente. Es bien diferente. Ningún fármaco es inocuo. Pidan los componentes, lean etiquetas, pregunten sobre los efectos adversos (esavi) y sean leones a la hora de cuidar de su salud.

Estudiar, escuchar diversidad de opiniones y reconocer que en esto del covid hay algo que no cuadra, es lo mejor para permanecer atentos, libres y sanos.



Categorías:Temas

Etiquetas:, , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: