Cine

Festival de Cine Las Condes: El Capital Humano

El cine italiano suele ser demasiado intenso para los latinos, pero seguir el desorden de El Capital Humano se hace tedioso. Leer la novela sería quizás la mejor forma de dar con el sentido de la historia. Con todo, es fiel a su estilo y sobrio en su argumento: todo el mundo quiere ser rico y todos ya perdieron el sentido de existir. En esta vida y este mundo, son los jóvenes los que aún creen en el amor.

Le Week-End

El odio y el amor que se pueden tener dos personas unidas en matrimonio, la brutal honestidad en el trato, la pérdida de la educación, el respeto o incluso la decencia, hasta la simplificación del lazo, que suma importancia a la existencia cuando lo demás deja de parecer crucial. El final de una relación y el inicio de otra, un renacer necesario en toda pareja de larga data…

Cine: En el corazón del mar

Hombres que dejan sus familias en tierra, que prefieren no formar familia para no tener a nadie a quien abandonar, hombres que aún no tienen la edad para serlo, se lanzan al mar con esperanza, tal vez sin medir, o midiendo demasiado, el hecho de que una vez habiendo zarpado, todos se convertirán en una familia y los egos no tardarán en dejarse ver. Si un animal se rebela ante mi intento de dominio, me arrastra hacia la tortura y muerte, ¿qué debo preguntarme? Aquí las interrogantes son las correctas, pero dos horas no alcanzan para labrar el camino hacia ellas.

Las Sufragistas: prefiero ser rebelde a ser esclava

Después de 50 años intentando conseguir algo a través del diálogo, el movimiento feminista radicalizó sus acciones y pagó altos precios. Revolucionarias y unidas, creían que si su causa era justa todo el esfuerzo valía la pena, pero ¿es así? Cada día en prisión, cada huelga de hambre, cada maltrato policial, cada abuso, cada paso en la única dirección en que creían, hacia adelante, ¿para qué sirvió?

Cine: El Principito, un mensaje imperecedero

Los problemas, con un amigo al lado, dejan de ser problemas; se vuelven aventuras. Es por eso que todos los niños deben ver El Principito, pero sobre todo leerlo, porque cada uno imaginará su propia serpiente, su propio zorro, su propia rosa. No dejemos que nadie les diga cómo deben ser y veamos cómo ellos crean un nuevo mundo.

Cine ruso con todas sus letras: Leviathan

Durante los primeros minutos el idioma es una barrera, pero rápidamente nos adentramos en la Rusia fría de pueblo corrupto, donde la mayoría de la gente es alcohólica y trata de sobrevivir trabajando como mano de obra. El tono de la historia es brutal y creíble, una dura realidad conmovedora y perturbadora a la vez.

Documental chileno: El Botón de Nácar

Hay momentos de otro planeta en este documental, como cuando una de las entrevistadas kawéskar cuenta que en su lengua no existe la palabra Dios, o la palabra policía. Obvio, para qué iban a existir si ellos vivían en paz y sincronía con todo, no necesitaban explicar nada ni menos hacer ningún tipo de mal a nadie. O cuando se escuchan las voces de cantos viejos que se mezclan con los ruidos maravillosos de la naturaleza, como mantras espectaculares de verdad.