My Old Lady

Mi vieja y querida dama

La certeza de que si nuestros padres no nos demostraron su amor cuando fuimos pequeños, entonces nunca seremos amados, es algo que jamás fue cierto. Olvidar por qué uno es como es y aceptar con gratitud, como cuando se aprecia una flor a punto de marchitar.