violencia

Un síntoma llamado portonazo

Quizás la última arma que nos quede ante tanta debacle social, sean esas palabras y actitudes amorosas. Son caras y cuesta mucho sacarlas, además no estamos acostumbrados a oírlas por lo tanto se nos hacen irracionales, pero en un sistema donde te roban todos los días y en todas partes, tal vez no se pierda nada con intentarlo…

Diputados de izquierda y el Dalai Lama

Mirosevic, Boric y Jackson están llamados a este viaje. Pero no sólo deben ir ellos, sino que urge que lo haga todo el resto del parlamento chileno, y que de pasada se suban al avión los ministros y la Presidenta. Todos ellos necesitan imperiosamente escuchar con atención a un líder como el Dalai Lama, que les enseñe lo que significa la responsabilidad, el liderazgo, la disciplina, compasión, trabajo, verdad, felicidad y tantas otras cosas que no entienden. Ni las conocen.

Sobre la gorda gritona

Conversando con un amigo, llegamos a la conclusión de que una gorda come para ser vista. Es un acto violento que nace del deseo de ser apreciada a toda costa. Al comer de más, engrosará su tamaño e inevitablemente será advertida por todo el mundo, sólo que no de la forma en que le gustaría. Mi amigo me dijo que la obesidad es una enfermedad del alma y yo le dije que también era destructiva del alma del resto.

Interrogatorio a la mujer

Opiniones llenas de miedos, violencia, prejuicios, machismo, arrogancia, falta de respeto, envidia, exigencia, estrés y también, en cierta medida, deseos de destrozar al otro pensando que se le toca donde más le duele, dañan las relaciones…